Una ciudadanía que crece

Una ciudadanía que crece

Las experiencias de participación ciudadana en todo el país han dejado grandes experiencias para todos, han sido ejemplo de solidaridad, de compromiso con la comunidad. Por ello es importante involucrar a la gente en la toma de decisiones y no dejar que sean unos cuantos los que decidan.

La gente en las calles que no espera que le digan que hacer, nos hace recordar episodios como el apoyo ciudadano en las explosiones de San Juanico, la organización para rescatar personas en los terremotos de 1985, la gente volcada en las calles para pedir el alto a la guerra en Chiapas, el rescate de bebés en la guardería ABC poniendo en riesgo hasta la vida, esos momentos nos demuestran que los procesos de autogestión son mucho más grandes que una definición del Estado.

Carlos Monsiváis y Jesús Ramírez escribieron “el actuar colectivamente para enfrentar problemas comunes, abandonar el individualismo y propiciar la solidaridad y la autogestión comunitaria son la carta de naturalización de una nueva ciudadanía”.

La fuerza de la participación, la claridad de lo que es necesario y lo que es prioritario, el hecho de que el ciudadano se sienta parte de la solución de los problemas de su comunidad es un capital que se debe aprovechar y la organización se debe fomentar.

Para muchos la apuesta es que el Estado puede resolver todos los problemas, mientras haya menos ciudadanía hay más gobierno; otros pensamos que en la medida en que se involucre la población el ejercicio de gobierno es más eficiente, la participación colectiva acelera los procesos y las cosas se resuelven sin paternalismos.

Por eso es muy importante que este fin de semana tomaran protesta mil 740 Comités Vecinales y con ello arranca esta etapa de representación ciudadana, en el Distrito Federal se retoma el principio de participación vecinal para darle poder de decisión a la gente sobre su entorno y recursos públicos para desarrollar sus proyectos.

Han sido muchas las críticas sobre el grado de participación de la gente en las pasadas elecciones para elegir a estos Comités, pero la disyuntiva era no hacer nada o empezar a caminar para que el ciudadano se incorpore a estos espacios de representación.

Pero si vemos la importancia de este paso, con esta reforma estamos regresando el poder a la gente, el Distrito Federal en este punto se coloca a la vanguardia en el país y en muchos lugares de América Latina.

Diversas legislaturas intentaron darle vida a estos Comités Vecinales pasó más de una década y esto no se había podido lograr, la V Legislatura de la Asamblea hizo un esfuerzo importante, hubo disposición del Jefe de Gobierno y ahora ya se le pudo dar vida a los mil 740 Comités.

La reforma a la Ley de Participación Ciudadana no es de un sólo partido en la Asamblea Legislativa, los legisladores de los diferentes grupos parlamentarios hicieron un esfuerzo para contar con una normatividad que permita el actuar y de respaldo a las decisiones que tomen los vecinos a través de los Comités, desde la colonia mas pequeña que cuenta con tres manzanas, hasta las mas grandes de 25 mil habitantes.

Los ciudadanos que encabezan los Comités hoy son la voz de los vecinos, de los capitalinos, tienen una ley que los faculta para sentarse con autoridades delegaciones y autoridades de la Jefatura de Gobierno y así compartir el diagnóstico que tienen sobre sus colonias. Exponer los problemas que les interesan y les aquejan en su comunidad.

Todos, los que participaron en las elecciones vecinales y los que no estarán pendientes del trabajo que desarrollen y el resultado del mismo le devolverá la confianza a la gente y certeza a la hora de incorporarse a estos ejercicios democráticos.

Se pudo no hacer nada, pero esta elección y las que vengan van a rendir frutos con el tiempo, a la vuelta de 5 u 8 años, esta será una herramienta indiscutible de toda la ciudadanía en el Distrito Federal. Mientras más ciudadanía, mejores ciudades.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar