Una sola izquierda

Una sola izquierda

Está por concluir la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, uno de los espacios más importantes para la industria editorial y, sin duda, el lugar que reúne a las mentes y plumas más destacadas del país y del mundo.

Es en este foro donde se dan cita todos aquellos que gustan de la lectura, del arte, las ciencias; jóvenes, niños, familias que por primera vez asisten y, como si fuera amor a primera vista, quedan encantados del mundo de los libros, pero también de las actividades, las presentaciones, la expresiones de cientos de personas que, de diferente forma, manifiestan su entusiasmo por las letras y grandes pensadores que actualizan los debates.

Fue ahí donde observé a una turba de adolescentes gritar y arremolinarse para conseguir la firma de una de sus autoras favoritas, BeccaFitzpatrick, como si fuera una estrella de rock; y también ahí viví uno de los homenajes espontáneos más emotivos para el reconocido escritor Fernando del Paso, en el marco de la inauguración de la FIL.

Estar presente en este evento y ser partícipe de la presentación del libro “Del Salario Mínimo al Salario Digno”, que coordinó el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, deja de manifiesto que también es un espacio de análisis, de discusiones frescas y novedosas, en donde se puede exponer todos los puntos de vista y los temas que inciden directamente en la vida nacional frente a una audiencia crítica y a ciudadanos que buscan integrarse a las discusiones, manifestando su opinión, gracias a la cercanía que este tipo de evento permite.

Y es en este contexto en donde tuve la oportunidad de encontrarme con varios amigos de izquierda, con quienes he sostenido nutridas pláticas sobre el papel que debemos mantener como oposición responsable, y hacia dónde queremos dirigir nuestros pasos como partido político. De igual forma y frente a las críticas que han surgido de que la “izquierda ha dejado de ser izquierda”, nos encontramos en una posición en la cual es urgente dar respuestas concretas, respaldadas por acciones.

En este sentido, ha llamado mi atención la participación que tuvo el escritor español Antonio Muñoz Molina, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2013, quien en su charla titulada Lectura y Ciudadanía expuso que si bien en la democracia actual hay diferentes demandas que se han cumplido, como los derechos de la mujer, hay un desencanto ciudadano porque existen necesidades básicas que no siempre se cumplen, como el derecho a poder desarrollar las capacidades de la gente, sin importar la condición económica y la seguridad.

De igual forma, Muñoz Molina señaló la urgencia de que los países iberoamericanos sean pragmáticos, en beneficio de la gente.

Muñoz Molina precisó otro punto que considero es fundamental, sobre todo porque se inserta con precisión en el momento coyuntural por el que atravesamos como partido: en nuestras acciones, el compromiso concreto es clave porque, como bien señaló, “no puedes ser ecologista si usas bolsas de plástico, y no puedes ser feminista si no respetas a las mujeres”.

Finalmente, el autor español destacó la contradicción que hay en la democracia: “No se puede tener una sociedad justa y a la vez cordial, pues la justicia por sí misma es fría y puede romper realidades de tajo, por eso a los niños se les debe educar con un pensamiento racional y creativo desde pequeños, para que puedan enfrentar esto”.

Posiblemente no todos coincidirán en algunos de sus señalamientos, sin embargo, habrá coincidencias cuando se refiere al papel que debemos jugar como ciudadanos, para lo que el autor eleva un cuestionamiento quesirve como metodología para lograr cambios gradualmente: ¿Qué es aquello que uno puede hacer, que sólo uno puede hacer y que está en el campo de lo que uno puede hacer?

En concreto, Muñoz Molina definió algunas acciones clave que, como partido de izquierda, tenemos frente a nosotros y que definitivamente coinciden con los ejes que existen desde nuestra fundación:

  • Generar políticas públicas que permitan a la ciudadanía tener más oportunidades para desarrollarse en equidad económica y seguridad.
  • Pasar del discurso a la acción, para que nuestras políticas públicas tengan un impacto directo e inmediato en la vida de la gente.
  • Fortalecer nuestro compromiso con la sociedad, pero también con nuestra propia ideología – de izquierda- porque tenemos que ser coherentes entre lo que decimos y cómo actuamos.
  • Debemos considerar a la educación como pilar fundamental para desarrollar un pensamiento racional, crítico y creativo que les permita enfrentar los retos que seguramente se les presentarán.
  • Y debemos siempre trabajar de la mano de la ciudadanía, porque sólo con su fuerza y empuje podremos lograr verdaderos cambios de fondo y graduales que se traduzcan en una verdadera transformación social.

Finalmente, a todo lo anterior, hay algo que me parece fundamental: la izquierda en nuestro país no puede caminar fragmentada, la izquierda es una y juntos hemos demostrado que podemos hacer más que divididos, ésa ha sido nuestra fortaleza históricamente en la construcción de un verdadero Estado Social.

Secretaria de Educación del Distrito Federal.

@Ale_BarralesM

Columna en El Universal 

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar