Urge atender demanda de jóvenes

Nuestra ciudad y nuestro país han vivido en este año una intensa actividad por parte de las y los jóvenes, no sólo en el terreno político, sino en las justas demandas por educación y recientemente en actos de violencia focalizados a grupos identificados como reguetoneros.

La primera de ellas habla de la politización de un sector de la población que participa activamente respecto al rumbo político del país; más allá de sus posiciones, se trata de una incursión importante de jóvenes que no se había visto desde hace algunos lustros.

Tenemos el problema de la educación que es toral en nuestro país, los más de 7 millones de jóvenes que no tienen opción de ir a la escuela ni de trabajo; en estos días hemos visto las manifestaciones en las calles de ellos reclamándole al Estado una respuesta.

En este tema, creo que es importante que los legisladores asumamos la responsabilidad que tenemos para construir alternativas y ofrecer a la juventud oportunidades para que tengan aspiraciones a partir de sus capacidades.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal creó un fideicomiso con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como universidades privadas para ofrecer un programa de becas; los diputados locales logramos que regresaran a las aulas 40 mil estudiantes y lanzamos el reto a los congresos locales y al Congreso de la Unión para tomar medidas, pero no encontramos respuesta.

No se puede mirar hacia otro lado cuando la falta de educación para los jóvenes se ha convertido en uno de los problemas sociales más graves del país; esta por iniciarse una nueva legislatura a nivel federal, el Senado y la Cámara de Diputados tenemos que comprometernos para construir una política educativa que ofrezca respuesta a los jóvenes en estos momentos de emergencia y construya para el país un proyecto a largo plazo.

En las últimas semanas se registró un enfrentamiento de jóvenes identificados como reguetoneros, tan sólo este fin de semana se detuvieron a 75 de ellos por los disturbios en el metro Chabacano; ya la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal pidió que no se estigmatice a estos muchachos, porque se está generando un ambiente adverso hacia ellos.

La primera incursión violenta que tuvieron fue en la Zona Rosa, ahí se identificó que varios de ellos estaban bajo la influencia de inhalantes, principalmente el activo.

El problema de esta droga es que falta una regulación porque cualquiera puede comprar solventes, pegamentos, en una tlapalería.

La Encuesta Nacional de Adicciones a principios de año nos arrojó resultados muy importantes que deben ser tomados por quienes diseñamos políticas públicas, pues son los adolescentes la población que mayoritariamente utiliza los inhalantes como el thiner, la gasolina, el cemento, los solventes, aerosoles, entre otros.

El PRD en esta V Legislatura realizó una encuesta por colonia en donde el problema de las adicciones está dentro de las cinco principales preocupaciones de las familias, esta fue una de las razones para impulsar el Instituto contra las Adicciones en la ciudad, que pudiera tomar medidas preventivas y de rehabilitación para quienes enfrentan esta situación.

Para alejar a niños y jóvenes de las adicciones también la Asamblea impulsó con la Fundación Fórmate en la Vida y la Federación Mexicana de Futbol la escuela de futbol de la ciudad. Tenemos que sumar esfuerzos para atender a menores y jóvenes.

En el Distrito Federal hemos dado pasos importantes, falta por hacer pero necesitamos involucrarnos más en este compromiso porque hoy las demandas de las y los jóvenes son urgentes.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar