Vivir en la diversidad

Vivir en la diversidad

Se consideró el 17 de mayo como el Día de la Tolerancia y el Respeto a las Preferencias, ahora Día Internacional contra la Homofobia. Éste sigue siendo un tema que genera polémica, sobre todo cuando quisiéramos dar pasos agigantados en cuestiones que tienen que ver con el respeto a las decisiones de una persona.

Muchos deseamos que el tema de la homosexualidad se viera como una condición humana, pero el caminar ha sido largo en la historia de la humanidad, por eso cada logro hay que verlo como un gran paso en términos de respeto de una sociedad que por fin cambia.

Debemos recordar que hasta 1990, la Organización Mundial de la Salud excluyó a la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud, es decir hace poco más de 20 años era considerada una enfermedad.

Cuantos movimientos sociales y culturales hemos vistos, pero hasta hace apenas 20 años ser homosexual era estar enfermo.

Por eso vale la pena hacer un alto y repensar lo que debemos cambiar.

Reconocer el derecho de las personas de amar a quien ellos quieran, de buscar y construir la familia que necesitan, ha ganado unas batallas determinantes para modificar los esquemas de pensamientos y valores de una sociedad, pero los alcances no han sido homogéneos ni en el mundo, ni en nuestro país.

En conmemoración con estas fechas, en la prensa se destacó un aspecto interesante, éste tiene que ver con la edad en que las y los jóvenes definen su sexualidad y hace algunas décadas les tomaba llegar incluso a la madurez o vivir en silencio toda una vida. Ahora es diferente, a edad temprana, estamos hablando del periodo de la adolescencia cuando ellas y ellos saben quiénes son, qué quieren y así lo hacen saber a su entorno.

Leonardo Olivos, académico del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, declaró que entre los 13 y 14 años los jóvenes del Distrito Federal expresan abiertamente sus preferencias, pero esto no ocurre en otros estados.

Comentó que en espacios públicos de la ciudad de México es cada vez más frecuente encontrar a jóvenes que a edades tempranas expresan de forma abierta su cariño. Sin llegar a las condiciones idóneas, pero es importante reconocer lo que hemos logrado los capitalinos.

En el Distrito Federal hemos aprendido a ser tolerantes, de asumir como parte de una realidad cotidiana la convivencia ante la diversidad de parejas que integran una sociedad.
Es momento de que demos el paso siguiente, respetemos a las personas.

Hay que hacer a un lado los juicios de lo que está bien o está mal, aceptarnos como seres humanos que tenemos derecho a amar, de vivir dentro de una comunidad donde se reconsidere el valor de la persona.

Nuestra ciudad ha sido vanguardia en el tema de los derechos y las libertades, verdaderamente debemos estar orgullosos en la sociedad que somos, que las personas independientemente de sus género saben que en el Distrito Federal se les habrá de respetar la decisión que toman sobre su forma de buscar la felicidad.

Estamos en el camino correcto, que el respeto sea la forma de conducirnos entre nosotros. Por eso el Distrito Federal es diferente a muchas otras ciudades, aquí ya sabemos vivir en la diversidad.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar