Yo sí quiero a mi ciudad

Yo sí quiero a mi ciudad

La ciudad tiene prisa. Sí, los incontables problemas y necesidades que tenemos los más de 8 millones 850 mil habitantes no pueden esperar más para ser atendidos, y en esto los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) tenemos que asumir nuestra responsabilidad para darles pronta respuesta.

Por eso, el Grupo Parlamentario del PRD en la ALDF ha propuesto a los demás partidos aumentar el tiempo que dedicamos a sesionar para dictaminar el mayor número posible de iniciativas. Cada una de éstas va a resolver problemas muy concretos de los habitantes, y eso no debería esperar.

Esta propuesta tuvo el pronto respaldo de los grupos parlamentarios del PT, PVEM y PRI, cuyos coordinadores están conscientes de la necesidad de corresponder a las necesidades de los habitantes de la capital.

Sin embargo, no ocurrió así con los diputados del PAN, quienes han mostrado resistencia para trabajar más, lo cual resulta incongruente con la responsabilidad que adquirimos cuando protestamos en el cargo para representar los intereses de los ciudadanos.

No es que las diputadas y diputados de esta V Legislatura no trabajen. Al contrario, hemos aprobado un cúmulo muy importante de reformas y nuevas leyes que impactarán en la calidad de vida de los capitalinos.

Más bien se trata de trabajar aún más, porque tenemos que elevar la cantidad y la calidad del quehacer legislativo; no podemos permitir que el rezago se incremente en la Asamblea o que temas torales para la ciudad queden sin atenderse.

Este martes 15 de marzo iniciamos el segundo periodo ordinario del Segundo Año Legislativo, y terminará el 30 de abril. En ese lapso apenas realizaremos unas 13 sesiones, pero serán insuficientes para atender adecuadamente muchos asuntos.

De ahí que propusimos que en vez de sesionar solamente dos días a la semana �martes y jueves-, lo hagamos tres, incorporando también los miércoles a nuestras sesiones ordinarias. Así tendríamos al menos 20 sesiones.

Sólo de esa forma podríamos desahogar las comparecencias de diversos funcionarios previstas en la normatividad: el Procurador General de Justicia, el secretario de Seguridad Pública, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos y el Contralor General del DF.

Además, tenemos que elegir nuevos consejeros de derechos humanos; discutir el llamado presupuesto participativo, y realizar sesiones solemnes. Todo ello marcad en las normas que rigen a la ALDF.

Tenemos que aprobar 72 dictámenes ya listos en materia de desarrollo urbano y hacer las adecuaciones necesarias para la entrada en vigor, en agosto, de las reformas constitucionales en materia judicial.

Están pendientes reformas en materia electoral, y la discusión de temas de derechos sociales, relativos a las mujeres y niños.

Enumerar detalladamente los asuntos pendientes y urgentes que debe resolver la Asamblea sería imposible en este espacio, pero los que he mencionado de manera muy general nos dan una clara idea del trabajo por hacer, y sobre todo de la importancia que tiene para los habitantes de la ciudad.

Insistiremos por ello ante los legisladores panistas que aún se niegan a dedicar un poco más de tiempo para cumplirles a los electores, y acreditar con acciones que estamos realmente comprometidos con la representación que asumimos y que con su voto nos confiaron.

Yo, sí quiero trabajar más por mi ciudad. Espero que los demás diputados también.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar