Mis Metas

Cinco ejes formarán parte de mi agenda legislativa en el Senado.

  1. Combate a la Inseguridad

El fomento a la educación y el empleo son el mejor blindaje ante la delincuencia que acosa a nuestro país. Organismos nacionales e internacionales coinciden en que el sector más vulnerable es el de aquellos niños y jóvenes que quienes, sin posibilidad de una mejor calidad de vida por carecer de las herramientas para desarrollar sus talentos y capacidades. De igual forma, la falta de empleos, dignos y bien remunerados, es detonador de pobreza, empleo informal, corrupción y extorsión, lo que por consecuencia es utilizado por el crimen organizado para engrosar sus filas de operadores.

Hay que apostarle a programas sociales, bien estructurados, operados, medidos y vigilados, que fomenten la educación y el empleo.  Hay que ser innovadores y crear nuevos esquemas de organización, que involucren a los representantes  de los sectores productivos del país: trabajadores, empresarios y gobierno, para que juntos construyamos una estrategia que detone el empleo.

  1. Reactivación Económica

Mi planteamiento en concreto es crear a nivel nacional un Consejo Económico y Social, tomando como ejemplo el que opera en la Ciudad de México.

Un Consejo que desarrolle diagnósticos por entidades y regiones, que permita impulsar la vocación económica de cada zona. Que sean los y las representantes de cada región los que con su experiencia de vida y respeto a su organización social, nos sirvan de guía para comprender cómo podemos colaborar para impulsarlos y así lograr la reactivación económica de nuestro país.

Sumado a esto, será importante integrar programas de apoyo a mini-pymes y pymes, así como a las empresas familiares. Programas de capacitación –urbana y rural-  y de autoempleo, así como programas con visión de género en donde la mujer reciba una remuneración justa por el trabajo que desempeñe.

La participación de mujeres y hombres en la dinámica económica nacional es fundamental para activar un círculo virtuoso que rompa con los esquemas tradicionales que han mostrado su ineficacia.

  1. Educación

Académicos, organizaciones sociales y analistas, tanto nacionales como internacionales, así como la sociedad misma, reconoce y exige un replanteamiento a fondo del sistema educativo nacional.

Con urgencia tenemos que revisar la situación de los niños y jóvenes a nivel nacional, conocer cuáles son los factores que detienen su formación académica, obligándolos a incorporarse a un mercado laboral que incluso arriesga su integridad.

Tenemos que replantear el papel que juegan las escuelas en nuestro país y en la sociedad, para que se transformen en espacios para generar comunidad, donde se compartan valores como la cultura y el deporte.

No debemos dejar de lado los programas sociales que ya han demostrado eficiencia, como los que operan ya en la Ciudad de México: programas de apoyo desde educación básica, con útiles escolares gratuitos, becas y fomento a jóvenes con talento.

  1. Empleo

Desde mi experiencia laboral y como parte fundamental de los principios de la izquierda, siempre ha sido un eje rector la defensa equitativa – para hombres y mujeres – al derecho de contar con un empleo digno, con una remuneración justa y una capacitación constante que impulse el avance de quien se emplee, para que sus aspiraciones a una mejor calidad de vida sea una realidad.

Mi trabajo estará centrado en lograr que en todo el país se respete lo que está por obligación estipulado en la Constitución: que todos los trabajadores cuenten con un salario bien remunerado que cubra las necesidades familiares. Es cuestión de justicia y una deuda que tenemos con todos los mexicanos.

En este rubro la colaboración de la iniciativa privada es la pieza clave, motivo por el cual los programas para impulsar el desarrollo de las empresas serán fundamentales. De igual manera, debemos de generar los mecanismos para que en todos los sectores se vigile la ejecución de lo establecido en la Reforma Laboral recién aprobada.

De esto dependerá el combate a la informalidad, la extorsión, la corrupción, la falta de seguridad social.

  1. Reforma Política del Distrito Federal

¿Sabías que la Ciudad de México es la que más aporta a la Federación, pero la que menos recibe en la distribución presupuestal?

La situación sui generis del estatus jurídico del Distrito Federal lo hace vulnerable año con año, cuando se piden recursos para la ciudad, que prácticamente está atada de manos porque es en el ámbito federal donde se deciden los recursos para la Ciudad.

Además, actualmente en el Distrito Federal tenemos que preguntarle a la Cámara de Diputados si les parece o no conveniente lo que aquí necesitamos en materia de impartición de justicia o educación, entre otros temas.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.