El reto de ser madre soltera en México

El reto de ser madre soltera en México

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en nuestro país existen 57.5 millones de mujeres, de las cuales 30 millones son madres. De esta población, 4 millones son madres solteras, viudas o divorciadas. En el caso de las madres solteras, ellas representan al grupo con mayor cantidad de hijos menores de edad, ya que 9 de cada 10 madres separadas tiene al menos un hijo que aún no cumple los 18 años.

De los más de 31 millones de hogares en México, 6 millones son encabezados por una mujer. Es decir, en ellos la madre es la principal fuente de ingresos de la familia, ya sea por una menor retribución salarial del padre o por su ausencia física.

Las madres dominan el mercado laboral femenino, ya que de 3 de cada 4 trabajadoras tiene al menos un hijo. Esto corresponde a una suma de 13 millones 853 mil madres trabajadoras, las cuales representan el 73% de la población laboral femenina.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2012 (ENOE), menciona que el 44.1% de las madres mayores de 15 años participa en el mercado laboral. De este grupo, el 97.7% combina las labores extradomesticas con las labores del hogar. La situación conyugal de las madres influye directamente en su participación económica en la familia. Las madres solteras contribuyen en un 71.8%, las madres divorciadas en un 71.7% y separadas en un 68.3%. Las madres que son jefas de familia tienden a tener menos hijos. Más de la mitad de las madres trabajadoras tienen uno o dos hijos, el 41% tiene entre 3 y 5 hijos y solamente el 7.3% tiene más de 6 hijos. Vale decir que la tasa de fecundidad ha disminuido en general de 7 a 2.4 hijos entre 1960 y 2009.

Una de las posibles causas por las cuales las madres deciden tener menos hijos es la baja remuneración económica que reciben. Más de la mitad de las jefas de familia ganan menos de dos salarios mínimos. Esto representa al 45% de las madres trabajadoras en el país. Además, el 45% de las madres que trabajan no tienen acceso a servicios de salud por su trabajo, ya que no cuentan con un contrato por escrito. Esta cifra aumenta mientras más hijos tienen una madre. Es decir, a mayor número de hijos menor el salario recibido.

Las madres jóvenes son las que presentan mayores niveles de marginalidad. Por ejemplo, el 45% de las mujeres de 12 años que tienen hijos viven en situación de pobreza y 20.2% en pobreza extrema. Esto puede explicarse a que muchas madres jóvenes deben dejar sus estudios para atender a sus hijos, lo que les impide posteriormente adquirir empleos mejor remunerados.

Una de las principales causas de muerte en las madres mexicanas son las enfermedades o riesgos que se presentan durante el embarazo. De acuerdo con los indicadores de las Naciones Unidas para medir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la tasa de mortalidad materna disminuyó de 90 muertes por cada 100 mil madres en 1990 a una tasa de 38 en 2015. A pesar de esta reducción importante en la tasa de mortalidad materna, México se encuentra aún muy lejos de países como Francia o Canadá, que tienen una tasa de 8 y 7 respectivamente.

Otra de las principales amenazas de las madres mexicanas es la violencia familiar. Con base en información del INEGI, más de 39 millones de mujeres mayores a los 15 años han sido víctimas de algún tipo de violencia por parte de sus parejas. De este grupo, el 82% de las mujeres que son madres han sido víctimas al menos una vez de violencia familiar. El tipo de violencia que más sufren las madres mexicanas son: la violencia económica (52%), la violencia física 26.3% y la violencia sexual (12%).

Con información de Tercer vía

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar