Mexicanas han sufrido acoso sexual al menos una vez en su vida

Mexicanas han sufrido acoso sexual al menos una vez en su vida

Todas las mujeres en el país han sufrido acoso y hostigamiento sexual y laboral al menos una vez en su vida, y lamentablemente las víctimas no lo denuncian porque se trata de un fenómeno que se está naturalizando, afirmó la experta en política públicas con género, Paíla Monroy Flores.

La especialista advirtió que se trata de una problemática grave en el país, al que se le resta importancia porque muchas veces es considerado como un “juego” o “coqueteo”.

Monroy Flores lamentó que en México y el mundo no existan datos fidedignos sobre los casos de acoso y hostigamiento sexual y laboral, ya que aún no se le da la importancia que merece.

De acuerdo con Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el Hostigamiento Sexual se define como el ejercicio de poder que se realiza en el marco de una relación de subordinación laboral y/o escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad y connotación lasciva.

En tanto, el Acoso Sexual  es una forma de violencia, en la que si bien no hay subordinación, hay ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.

La ex asesora de género en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destacó la urgencia de visibilizar el acoso y hostigamiento, a fin de que la víctima y el agresor puedan identificarlos y evitarlos, ya que al no ser denunciados tampoco se castigan.

La violencia comunitaria es la que más sufren las mujeres y ello se refleja en las limitaciones que tienen cuando están en la calle. Un ejemplo, dijo, son los silbidos que los albañiles les lanzan cuando pasan por una construcción y, peor todavía, muchos hombres piensan que se les deben agradecer los piropos.

En México debemos garantizar ciudades seguras para las mujeres, ya que al no hacerlo “el uso de los espacios para ellas se ve limitado”, aclaró.

La asesora externa en políticas públicas con perspectiva de género aseguró que en el espacio laboral también es muy común esta problemática y se da en igual medida en el sector público que en el privado.

Insistió que los chistes e imágenes sexistas, insinuaciones y las palabras soeces en las áreas laborales también son considerados como acoso u hostigamiento.

El reconocer que existe este problema ya es una avance, ahora es necesario desnaturalizarlo para que haya denuncias, se visibilice y se castigue o de otra manera continuará creciendo la cifra negra de casos que quedan en el anonimato.

Con la intención de que ambos problemas sean claramente identificados por la población, Monroy Flores indicó que el acoso se da entre personas del mismo nivel o de abajo hacia arriba en la jerarquía laboral.

Mientras tanto, el hostigamiento se da en una relación de poder, como es de jefes o jefas hacia subordinados o de docentes hacia el alumnado.

Por lo anterior, consideró urgente que los gobiernos tomen y apliquen las medidas necesarias para cumplir con la Ley para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y trabajar para modificar las estructuras y el orden actual de género, que afecta a las mexicanas. (Con información de Notimex)

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar