Mujeres mayores, el sector con mayor discriminación laboral

Mujeres mayores, el sector con mayor discriminación laboral

La mujer en etapa productiva pero que pasa de los 40 años es el sector más expuesto a la discriminación laboral, principalmente por la edad, la apariencia física o si tiene a cargo el cuidado de sus hijos.

De acuerdo con especialistas en derecho laboral, son cada vez menos empresas las que exigen como requisito examen de embarazo; sin embargo, la discriminación se muestra al pedir limitar la edad a un rango mucho menor.

Y es que en la actualidad ocho de cada diez ofertas laborales pide como requisito que las mujeres sean menores de 35 años, lo que limita la posibilidad de contar con personal con mayor experiencia laboral a cambio de también ofrecer menor salario.

Nadia González Elizondo, experta del área laboral de la firma de abogados Santamarina y Steta, explicó que la mayoría de las empresas solicitan candidatos para puestos de trabajo con denominación masculina como “ejecutivo”, en lugar de “persona con perfil para puesto ejecutivo”.

Por lo cual, dijo, la discriminación laboral se da por falta de conocimiento de las normas legales y por estereotipos arraigados en la sociedad.

Ante esta situación consideró que en este caso es importante que las empresas conozcan la ley a fondo para evitar prácticas que resulten discriminatorias, aunque parezcan inocuas.

Además, insistió que si una empresa publica una oferta laboral trabajo en la que solicita a una asistente con un perfil de estatura, apariencia, edad y sexo determinados, cuando las funciones del puesto las puede desempeñar una mujer adulta con otras características, también se está incurriendo en discriminación.

“Los trabajadores de edad suelen hallar dificultades en el empleo y la ocupación debido a los prejuicios existentes acerca de sus capacidades y voluntad de aprender; a una tendencia a pasar por alto sus experiencias, y a las presiones del mercado para contratar a trabajadores más jóvenes cuya contratación suele ser menos costosa[1] . Los trabajadores más jóvenes menores de 25 años también pueden ser objeto de discriminación. El trato subjetivo debido a prejuicios contra los trabajadores jóvenes puede adoptar muchas formas, incluida la representación excesiva en empleos ocasionales con menos prestaciones, oportunidades de formación y perspectivas laborales; el pago de unos salarios más bajos incluso en trabajos que requieren pocas calificaciones donde dicha diferencia salarial es difícil de justificar sobre la base de una menor productividad, y períodos de prueba más largos y una mayor utilización de las formas flexibles de contrato[2] .”

[1]  Recomendación sobre los trabajadores de edad, 1980 (núm. 162) .

[2]  La igualdad en el trabajo: afrontar los retos que se plantean. Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, OIT, Ginebra, 2007.

Con información de La Jornada

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar