¿Qué nos falta para lograr una equidad de género?

¿Qué nos falta para lograr una equidad de género?

Durante el Foro Forbes de Mujeres Poderosas se dio a conocer que, al paso que vamos, en 81 años se logrará la igualdad  laboral, en 75 la equidad en la remuneración económica  y en 30 años en el nivel de  cargos y  puestos gerenciales dentro de cualquier empresa.

Las cuatro etapas fundamentales en la vida de las mujeres poderosas en Centroamérica son: la formación, desempeño profesional,  deseo por emprender y la obligación por trascender; estos puntos deben revertir las cifras vertidas durante el Foro Forbes.

Roy Alberto Mena Solano, gerente de asuntos corporativos de Sykes en Costa Rica, afirmó que la fórmula que busca todo empresario para llevar adelante su compañía se encuentra en la riqueza de la inclusión, de la diversidad y de la equidad.

Mientras para Erika Bernal Rempening, presidenta de Grupo Bayer para Centroamérica y El Caribe, parte de la innovación consiste en atreverse a hacer cosas diferentes, nunca desistir y, sobre todo, transformar y agregar el valor que como mujeres pueden aportar a un proyecto o negocio.

La periodista Amelia Rueda dijo que uno de los cambios que la sociedad debe experimentar para llegar a una equidad de género real consiste en transformar la visión de la dádiva, de extender la mano por la de enseñar a pescar, “a eso debemos enseñar a nuestras mujeres”.

Una de las mujeres más emblemáticas de liderazgo es Elizabeth Odio Benito, quien se ha desempeñado como vicepresidenta del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia y actualmente es jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Florencia Infante de Garza, presidenta de la Fundación Unidos por el Arte contra el Cáncer Infantil, los hechos y estadísticas indican que en materia de los derechos de la mujer “hay un largo camino por recorrer”.

Se enfocó a la necesidad de crear políticas públicas para lograr equidad en el campo de la dignidad de la persona humana y en la salud como proyección de equilibrio social, dijo que en México, por ejemplo, el 84% de las familias son manejadas por mujeres.

“Se trata de no escindir la familia, sino de trabajar con ella. Deben crearse espacios físicos para que la familia aprenda a cuidar su salud, un mundo sin compasión ni ternura será uno generador de violencia”, afirmó Infante.

Debe realizarse un trabajo conjunto entre la sociedad civil,  gobierno e iniciativa privada, hacer una alianza con el fin de crear proyectos que favorezcan a la mujer para crearle un ámbito de seguridad.

El foro arrojó un compromiso de tareas que contribuyan a enriquecer y promover la cultura de género entre las instituciones públicas y privadas, así como entre los gobiernos de los países de la región.

 

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar