Rotundo no a la violencia

Rotundo no a la violencia

Saber que más del 40% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja es una cifra que nos obliga a la reflexión y a la necesidad de instrumentar medidas que cambien realmente la forma en que se construyen las relaciones, donde el respeto y la equidad sean la base.

Hablar de feminismo y reivindicación social de las mujeres es remontarnos al siglo XIX, es el reclamo de los derechos de las mujeres, por eso muchas veces se considera que hablar de estos temas es abundar en cuestiones absolutamente rebasadas socialmente.

Cuando vemos que 43.1% de las mexicanas ha sufrido violencia emocional, económica o física, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011, mientras que 44.8% de las mujeres casadas ha sido agredida por sus esposos o parejas, estas cifras nos relevan que las políticas públicas para combatir la violencia aún son insuficientes en nuestro país.

De acuerdo con la Encuesta, sólo 25% de las mujeres buscó el apoyo de alguna autoridad, esto refleja como la violencia es un asunto que se guarda en secreto, con vergüenza y ello sólo favorece al agresor, porque en la medida que se habla de esta situación se puede enfrentar y combatir.

El Distrito Federal no encabeza la lista de las entidades con mayor violencia de género, incluso el estudio demuestra que es Sinaloa la entidad donde se observa un incremento de muertes de mujeres en el país.

En la ciudad de México una tercera parte de las familias son encabezadas por mujeres, las mujeres cada vez participamos más en la actividad económica del Distrito Federal, a diferencia de otras entidades de la República hay creciente participación en los espacios de poder donde se toman decisiones.

Destaco esta situación porque en la medida que haya más mujeres en esta condición se contribuirá de manera particular para favorecer la condición del género.

En el gobierno de la ciudad se busca una paridad en los espacios públicos, en la postulación de candidatos, se impulsa la equidad entre los géneros, por eso es importante que el arribo de mujeres a estos espacios se vea reflejado en políticas públicas que favorezcan la género; pues está demostrado que cada peso que se invierte en las mujeres tiene un efecto en la familia, la comunidad y la ciudad.

Desde que la izquierda gobierna la ciudad se han tomado una serie de medidas para favorecer a la condición de vida de las mujeres, proteger sus derechos y garantizar el ejercicio de los mismos. Sin embargo hay cuestiones culturales que se tienen que romper con medidas más radicales.

Durante 15 años realmente se ha cambiado las condiciones de seguridad de las mujeres, los capitalinos hemos cambiado en muchos aspectos nuestra mentalidad, costumbres, valores, para ser una sociedad más tolerante y respetuosa.

Personalmente me tocó impulsar las sanciones contra los golpeadores en la ciudad, para que aquél hombre que golpe a una mujer vaya a la cárcel sin opción a fianza. Así ellas no estarían presionadas por la familia, o por el temor a su pareja, tampoco a los juicios adelantados por los agentes del Ministerio Público, que muchas veces se portan indiferentes ante esta situación.

El perfil de los agresores es de gente con y sin educación, de hombres con o sin recursos, el asunto es que como sociedad le demos un rotundo no a la violencia, no toleremos las agresiones físicas, psicológicas.

Necesitamos cambiar estos patrones, es por el bien de todos como sociedad.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar