400 millones de niños son víctimas de la esclavitud en el mundo

400 millones de niños son víctimas de la esclavitud en el mundo

En el mundo cerca de un tercio de las víctimas de trata de personas son menores de edad, dos de cada tres víctimas son niñas, y junto con mujeres constituyen el 70% del total de la población sometida a una forma de esclavitud contemporánea.

Alrededor de un tercio de las víctimas de trata de personas en el mundo es menor de edad, dos de cada tres víctimas infantiles son niñas, y éstas, junto con las mujeres, constituyen el 70% del total de la población sometida a esta forma de esclavitud contemporánea.

Aunque no existe una cifra exacta, se estima que actualmente existen hasta 400 millones de niños esclavos en el mundo y sus edades comprenden entre los 5 y 17 años. Más de la mitad realizan trabajos peligrosos y 8.5 lo hacen en condiciones de esclavitud.

En México, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de UNICEF, más de un millón de niños menores de 14 años se encuentran trabajando.

De acuerdo a la Convención sobre los Derechos del Niño, todas las niñas y niños tienen el derecho a ser protegidos contra cualquier daño que atente contra su integridad como personas.

La Unicef establece que todos los niños tienen el derecho a ser protegidos contra la violencia, la explotación y el abuso.

El organismo internacional advierte que la violencia, la explotación y el abuso frecuentemente están a cargo de personas que el niño conoce, incluyendo los padres y madres, otros familiares, cuidadores, maestros, autoridades policiales, agentes estatales y no estatales, y otros niños.

Alrededor de 300 mil niños son reclutados como soldados en 18 países: Siria, República Centroafricana, Afganistán, Colombia, Costa de Marfil, Filipinas, Irak, Líbano, Mali, Nigeria, Myanmar, Pakistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, República Democrática del Congo, Tailandia y Yemen son, según las Naciones Unidas, los países en los que se reclutan a menores para participar en conflictos armados.

 

Los secuestros de Bako Haram y Estado Islámico: Boko Haram o el Estado Islámico (EI) han sido señalados como grupos terroristas que secuestran a menores para utilizarlos como combatientes, escudos humanos, esclavos sexuales o para cometer explosiones suicidas. “Es una nueva amenaza para los niños, niñas y jóvenes en países como Nigeria, Yemen o Siria”. Al menos 2.000 mujeres y niñas han sido secuestradas por Boko Haram desde el comienzo de 2014, y muchas han sido forzadas a la esclavitud sexual y entrenadas para luchar, ha dicho Amnistía Internacional en el primer aniversario del secuestro de las niñas de la escuela de Chibok.

 

En honor a Iqbal Masih

El 16 de abril, fecha en la que se conmemora el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil en honor a Iqbal Masih.

Iqbal fue cedido a sus apenas cuatro años de edad a un fabricante de alfombras por su padre a cambio de un préstamo de 600 rupias (9 euros)3 que necesitaba para hacer frente a los gastos de la boda de su hijo mayor (Aslam).

Iqbal fue obligado a realizar jornadas laborales de más de doce horas, durante las cuales, fue encadenado al telar donde trabajaba y golpeado en varias ocasiones. Cambió de dueño varias veces y entre ellos le daban fama de libertino. Aún así, tenía una gran habilidad con el telar aunque recibía mejores tratos que los demás dado que tenía la capacidad de hacer alfombras muy valoradas por los adinerados del lugar.

Pese a que ellos eran conscientes de que los niños que trabajaban en la fábrica eran víctimas de la explotación con condiciones higiénicas degradantes, dichas alfombras se vendían por una gran suma de dinero puesto que eran muy pocos los que podían fabricar estas alfombras y solo se formaban una vez al año. Con el tiempo, los intereses de la deuda de su padre se fueron incrementando, por lo que en la práctica, Iqbal permaneció varios años en la esclavitud. Las durísimas condiciones que debió soportar afectaron a su crecimiento midiendo a los doce años de edad la estatura de un niño de seis.1

Un domingo de 1992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud que vivían otros muchos niños de su país con el apoyo del sindicato Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos).6 Gracias a ellos avisaron a la policía y con la ayuda del sindicato llevaron a su último dueño, Hussain Khan, frente a la justicia pese a que Hussain intentó sobornarlos. Fue condenado y su fábrica fue clausurada, dejando así en libertad a los compañeros de Iqbal y conoció al Frente De Liberación Infantil.

Sin embargo, el 16 de abril de 1995, mientras montaba en bicicleta camino de su casa, fue abatido a disparos desde una furgoneta creándole heridas tan graves que acabaron con su vida. Los autores del crimen desaparecieron sin dejar rastro aunque los vecinos del lugar afirmaron que se trataban de mercenarios contratados por una de las empresas que Iqbal y el sindicato les estaba siguiendo la pista.

Tras su asesinato, diversas ONG establecieron este día en su honor contra la Explotación Infantil.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar