Beneficios de leer antes de dormir

Beneficios de leer antes de dormir

Para todos aquellos a los que les da cierta pereza meterse en la cama para leer (sobre todo, al tener que luchar contra otras propuestas más atractivas, como la televisión e internet) hoy vamos a comentar algunos beneficios que ayudarán a decidir por un buen libro como último acompañante del día.

La lectura trae consigo múltiples beneficios, además de que permite reducir el estrés del día.

Aumento de la concentración. Leer un libro supone una labor de concentración para enterarte de la trama. El hábito que irás adquiriendo con la lectura, te servirá para que el cerebro esté alerta y concentrado en otros momentos del día.

Aleja el estrés. Meterte en la cama y abrir el libro por la última página que te quedaste supone un momento de relajación, donde el lector se prepara para abandonar su rutina y entrar en la historia de un personaje. De esta manera, y de forma inconsciente, te alejas del estrés del día. Haz la prueba, ya verás como duermes mejor, sin preocupaciones. Al día siguiente te levantarás más animado y con energía.

alejandra-barrales-beneficios-leer

Mejora la memoria. Está demostrado que la lectura tiene efectos beneficiosos para el cerebro. Al leer y activar la imaginación, el cerebro trabaja y este hábito a largo plazo contribuye a reducir los efectos que deja el paso de los años en la memoria. Al igual que los libros, también contribuyen a mejorar la memoria actividades como el sudoku, el crucigrama o la sopa de letras. Todo vale para que el cerebro se mantenga activo.

Aumenta la cultura. De cada libro se aprende. Independientemente del tipo de lectura que sea, siempre descubrirás algo nuevo, aunque sea alguna palabra que pensabas que se pronunciaba o escribía de una manera y descubres a través de la lectura que estabas equivocad@. Además, lo bueno de leer antes de acostarte es que siempre dirás aquello de “nunca me acostaré sin saber algo nuevo”.

Esperamos que estos beneficios te resulten lo suficientemente atractivos para que empieces a dedicar esa hora antes de dormir a la lectura. ¡Todo es cuestión de decidirse! Luego, llegas a sentir que te falta algo cuando no tienes al lado de la almohada a tu compañero de viaje.

Fuente: http://www.hablandoconletras.es/

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar