Desmitifican consumo del huevo en diabéticos

Desmitifican consumo del huevo en diabéticos

Desde hace décadas se ha insistido en los beneficios y contradicciones de comer huevo todos los días, principalmente en sectores de la población como personas que padecen hipertensión, problemas cardiovasculares y diabetes.

Una investigación publicada en la revista Amazings explica que ingerir huevo en pacientes con diabetes no propicia daños cardiovasculares mortales.

Los expertos que participaron de Estados Unidos y México señalan que es de los primeros estudios en el mundo enfocado en pacientes con esa enfermedad y el consumo de huevo por parte de estos.

Entre el Departamento de Nutrición de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos, y el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, de México, se convocaron 29 pacientes diagnosticados con diabetes tipo II bajo tratamiento y con supervisión médica.

La doctora Martha Nydia Ballesteros explicó que los sujetos de estudio consumieron un huevo diariamente durante cinco semanas consecutivas y luego retomaron su dieta normal por tres semanas.

“A continuación debían consumir huevo y desayunar avena por 35 días más, pues es un alimento que ayuda a mantener regulares los niveles de colesterol en sangre”, comentó Ballesteros.

Después de 13 semanas de estudio no se encontraron diferencias en los niveles de colesterol “malo” (LDL), triglicéridos, glucosa o cualquier otro parámetro de riesgo cardiovascular, es decir, no existió un efecto sobre el nivel de lípidos en los pacientes diabéticos, según la revista.

Sin embargo llamó la atención que durante el periodo en que se consumió huevo, los pacientes presentaron una disminución en marcadores de inflamación, algo característico en quienes padecen enfermedades cardiovasculares, pero no así en consumidores de avena.

“Consideramos que los carotenos del huevo, como luteína y zeaxantina, pudieran ser la razón por la que hubo una disminución en los factores de inflamación, pero posteriores investigaciones nos ayudarán a comprobarlo”, destacó Ballesteros.

Por su parte la doctora mexicana María Luz, quien también lideró la investigación, reconoció que durante el período de consumo de ese alimento disminuyó la enzima hepática aspartato aminotransferasa (AST), misma que cuando registra niveles elevados se asocia a presencia de obesidad en el afectado o enfermedades como hígado graso.

Fuente: La Jornada

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar