¿Estás embarazada? Para prevenir… ¡vacúnate!

¿Estás embarazada? Para prevenir… ¡vacúnate!

El estar esperando la llegada de un bebé resulta ser una noticia que alegra a toda la familia, sin duda es momento de felicidad plena. Sin embargo, se trata de una etapa en la que la madre debe cuidarse para que el embarazo llegue a término con tranquilidad.

Por esta razón, las vacunas son un tema que se debe considerar para proteger su cuerpo contra las infecciones, principalmente durante los primeros meses de vida. Además, protegerán de enfermedades graves que pueden afectar embarazos futuros.

Lo recomendable es siempre consultar antes con su médico sobre cuáles son las vacunas que sugiere se coloquen, ya que probablemente algunas fueron adquiridas en la niñez.

Lo cierto es que no todas las vacunas la protegen para el resto de su vida o quizá haya vacunas nuevas que no existían en su infancia. Con el tiempo, algunas vacunas infantiles dejan de surtir efecto y probablemente necesite lo que se llama “vacuna de refuerzo” en su edad adulta.

Algunas vacunas que se recomiendan antes del embarazo:

Influenza (gripe). Vacunarse contra la influenza una vez por año durante la temporada de la influenza (octubre a mayo) protege a la mamá y al producto durante la temporada de frío y la H1N1, un tipo de influenza que se propagó por el mundo en el año 2009. Si se enferma por influenza durante el embarazo, tiene más probabilidades que otros adultos de tener complicaciones graves como la neumonía.

HPV (virus del papiloma humano). Esta vacuna protege contra la infección que causa verrugas genitales. También puede causar cáncer del cuello uterino. Los CDC recomiendan que las mujeres hasta los 26 años de edad se den la vacuna contra el HPV.

MMR (sarampión, paperas y rubeola). Esta vacuna protege contra el sarampión. El sarampión es una enfermedad grave que causa urticaria, tos y fiebre. También puede producir diarrea, infección de oído, neumonía, daño en el cerebro o incluso la muerte. Si se contagia sarampión durante el embarazo, puede correr el riesgo de aborto espontáneo. El DHHS recomienda tener al día todas las vacunas de rutina para adultos antes de quedar embarazada.

Tdap (tétano, difteria, tos ferina). Esta vacuna se recomienda para todos los que cuidan o cuidarán a un bebé pequeño, familiares y amistades cercanas. Previene la tos ferina (también llamada tos convulsiva). La tos ferina se contagia fácilmente y es muy peligrosa para el bebé. Si está pensando en quedar embarazada, pregunte a su profesional si debe darse la vacuna Tdap. La protege de contraer la tos ferina para que no se la contagie a su bebé. Si no está vacunada, puede  recibirla entre las semanas 27 a 36 de embarazo.

Varicela. La varicela es una infección que causa comezón en la piel, sarpullido y fiebre. Se contagia fácilmente y puede causar defectos congénitos si la contrae durante el embarazo. También es muy peligrosa para su bebé. Si está pensando en quedar embarazada y nunca tuvo varicela ni se dio la vacuna, avísele a su profesional de la salud.

Si entra en contacto con ciertas enfermedades, o si corre mayor riesgo de infección, su profesional podrá recomendarle otras vacunas durante el embarazo. Éstas incluyen:

¿Qué vacunas no se recomiendan durante del embarazo?

BCG (tuberculosis)

Infección meningocócica

MMR (sarampión, paperas y rubeola).

Vacuna antigripal en rociador nasal (llamada LAIV) (Las embarazadas pueden recibir la vacuna contra la gripe que está elaborada con virus muertos.)

Fiebre tifoidea

Varicela

Espere al menos 1 mes después de darse estas vacunas antes de intentar quedar embarazada.

¿Qué vacunas se recomiendan después del embarazo?

Si no se puso al día con las vacunas antes o durante el embarazo, hágalo después de que haya nacido su bebé. Esto puede ayudar a protegerla contra enfermedades en embarazos futuros.

Si no recibió la vacuna Tdap antes o durante el embarazo, puede dársela inmediatamente después de dar a luz. Vacúnese con la Tdap al poco tiempo del parto para evitar contraer tos ferina y contagiársela a su bebé.

Debe vacunar a su bebé con su primera vacuna contra la tos ferina a los 2 meses de edad. Es posible que los bebés no queden totalmente protegidos hasta haber recibido tres dosis.

Vacunarse al poco tiempo del parto puede ayudar a evitar que su recién nacido se contagie otras enfermedades también. Esto es porque la mayoría de los bebés no comienzan el programa normal de vacunación hasta los 2 meses de edad. Si usted se vacuna, puede evitar enfermarse y, a la vez, evitar contagiar la enfermedad a su bebé.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar