Estudio demuestra que transexualidad no es enfermedad

Estudio demuestra que transexualidad no es enfermedad

México está siendo pionero en la presentación de evidencias de campo, que lleve a la eliminación del diagnóstico transgénero del capítulo de trastornos mentales de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalaron expertos del Instituto Nacional de Psiquiatría, Ramón de la Fuente, de la clínica Condesa, del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), de la UNAM y del Centro Nacional para la prevención y el Control del VIH/SIDA (Censida).

En conferencia de prensa, Maria Elena Medina Mora, directora general del Instituto Nacional de Psiquiatría; Patricia Uribe, titular de Censida; Alejandra Haas, presidenta del Conapred y Hamid Vega de la Clínica Especializada Condesa, indicaron que el estudio de campo realizado en dicha clínica durante tres años arrojó evidencias sólidas de que la condición transgénero por sí sola no es un padecimiento mental.

El estudio fue publicado en la revista especializada The Lancet Psychiatry, el cual estuvo dirigido por el instituto Nacional de Psiquiatría, revela que es la discriminación, el estigma y el rechazo permanente hacia las personas transgénero lo que provoca el desarrollo de algunos cuadros de depresión y ansiedad, es decir estas condiciones se derivan de un entorno poco favorable para el ejercicio de los derechos de estas personas.

México coordina también diversos análisis similares en Brasil, Francia, India, Líbano y Sudáfrica, cuyo resultado se espera estén a fines de año.

Con todos estos datos, la intención es que los estudios logren que en 2018 la OMS pueda modificar esta clasificación que ubica al diagnóstico transgénero en el capítulo de trastornos mentales.

Uribe precisó que en el país se calcula que existen 30 mil personas transgénero y dijo que la tasa a escala global es de uno de cada 100 mil hombres.

Medina Mora resaltó que al excluir a la condición transgénero del capítulo de transtornos mentales de la CIE se buscará también no dejar descobijado a este sector en materia de atención médica para que, si así lo desean, tengan el derecho en instituciones del sector público de recibir tratamientos hormonales de reasignación sexual, llevada a cabo por expertos en el rubro.

La directora del Instituto Nacional de Psiquiatría recordó que hasta los años setenta, la homosexualidad también estaba clasificada como una enfermedad mental, pero gracias a diversos estudios se logró comprobar que no era así.

Con información de La Jornada

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar