“Fuga de cerebros” en México, problema que va en ascenso

“Fuga de cerebros” en México, problema que va en ascenso

México se encuentra en un estancamiento en el desarrollo de la ciencia y crecimiento económico, y esto es porque del total de personas en el país que se gradúan como doctor (29.9% por millón de habitantes) es insuficiente para lograr el capital humano que se requiere en el futuro próximo.

De acuerdo con un documento elaborador por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, titulado “Fuga de cerebros”, explica que la situación por la que atraviesa nuestro país en materia de migración de científicos especialistas y técnicos, afecta el desarrollo de la ciencia y crecimiento económico.

José de Jesús González Rodríguez investigador del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) y encargado de la investigación,  refiere que uno de los canales que ha facilitado tanto la migración internacional de científicos mexicanos hacia el exterior, es que su educación de posgrado la han realizado en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos y en la Gran Bretaña.

En 2013. México se encontraba en el séptimo lugar entre los países con mayor fuga de cerebros de la OCDE

Por ejemplo, para el año 2000 se calculó un número de 895 mil 515 mexicanos con educación terciaria que residían en Estados Unidos, de los cuales se estimó que un 6.6% contaba con estudios de posgrado.

Sobre las causas que originan el hecho de que los mexicanos se vayan, se encontró que, según una encuesta, un 75% migró para culminar su doctorado y 12% por contar con una oferta de trabajo.

Igualmente se tiene que 85.2% de quienes realizan estancias posdoctorales en ciencias exactas, lo hacen en el extranjero.

El documento centra la atención en la fuga de cerebros, y resalta el hecho de que en regiones y países con capacidades débiles en ciencias sociales, este fenómeno llega a poner en peligro la enseñanza y la investigación.

En el ámbito de ingeniería, México está rezagado “cinco o diez años”, afirman expertos

González Rodríguez refiere que este fenómeno comienza desde la etapa estudiantil donde los alumnos se trasladan al extranjero, encuentran una fuente de trabajo o se incorporan a un equipo de investigación en el país o región al que llegan.  Según estimaciones, entre 1960 y 1990 emigraron hacia los centros de Occidente, aproximadamente un millón de estudiantes y profesores provenientes de países en desarrollo, incrementándose este flujo de personal altamente calificado a lo largo de los años.

Esto queda demostrado cuando a inicios del siglo XXI, el 10% de los adultos con educación superior en algún país subdesarrollado residió de manera permanente en naciones Estados Unidos, Canadá, Australia o en la región de Europa Occidental, al igual que ocurrió en América Latina, África y el caribe con cifras de entre el 30% y 50%.

A manera de resumen, el investigador del CESOP señala que la migración de científicos puede ser analizada desde la perspectiva de los países receptores, como “ganancia de cerebros” o de los expulsores como “fuga de cerebros”.

Fuente: alcaldesdemexico.com.mx

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar