Inaceptable que aún haya 4.4 millones de analfabetas: Graue

Inaceptable que aún haya 4.4 millones de analfabetas: Graue

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Enrique Graue Wiechers, aseguró que es inaceptable que en el país todavía existan 4.4 millones de analfabetas mayores de 25 años.

Al inaugurar la 37 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el rector de la máxima casa de estudios lamentó también que hay 9 millones y medio de mexicanos mayores de 15 años que no han terminado la primaria y 16 millones que no concluyeron la secundaria. “Y estamos hablando de cifras de diciembre de 2015”, sentenció.

En su mensaje, Graue consideró que no saber ni escribir representa una de las mayores desventajas que una persona pueda tener.

Entre los analfabetas –dijo— “las cualidades de la lectura se desdibujan, las aspiraciones a ser mejores se desvanecen, la imaginación se acorta y la desesperanza crece”.

En el salón de actos del Palacio de Minería, Graue Wiechers indicó que tanto en los analfabetas reales como en los funcionales la desigualdad se acentúa. Y es que, mencionó, de acuerdo con la prueba PISA 2012, alrededor de 40 por ciento de personas tiene un nivel insuficiente para comprender un texto.

Desde su punto de vista, pese a los esfuerzos nacionales realizados por autoridades, sociedad civil, academia e iniciativa privada, aún no se ha hecho lo suficiente para fomentar la lectura.

“Este problema tiene muchas aristas, se necesitan acciones que combatan la pobreza, la corrupción y el rezago educativo. Necesitamos políticas públicas para enraizar en las familias el placer por leer un libro y revolucionar las bibliotecas públicas”.

Y es que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura “sólo 43 por ciento de los mexicanos lee algo, el resto no lee o casi nada”.

Por su parte, José Ignacio Echeverría Ortega, presidente Cámara Nacional de la Industria Editorial, lamentó que en el país haya un promedio de seis libros leídos al año por persona.

Por ello, entre otras cosas, propuso a la Secretaría de Cultura federal, a la UNAM y a otras instituciones de educación superior como el Instituto Politécnico Nacional –cuyo director, Enrique Fernández Fassnacht, estuvo presente en esta inauguración— crear una campaña para que cada vez que alguien compre un libro, adquiera otro para donarlo a alguna biblioteca pública.

Con información de La Jornada

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar