La CNDH emite recomendación general contra violencia obstétrica

La CNDH emite recomendación general contra violencia obstétrica

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió su recomendación general 31/2017 a fin de visibilizar la violencia obstétrica, eliminar toda práctica que vulnere los derechos humanos de las mujeres durante el embarazo, parto y puerperio en las instituciones de salud y contribuir a que las autoridades de salud identifiquen y combatan las violaciones a los derechos humanos de las mujeres que reciban atención obstétrica.

La recomendación fue dirigida a los titulares de las Secretarías de Salud, de la Defensa Nacional y de Marina; gobernadora y gobernadores de las entidades federativas; el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y directores generales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y de Petróleos Mexicanos.

La CNDH recomendó a dichas instituciones diseñar y poner en práctica una política pública de prevención de violaciones de derechos fundamentales de las mujeres en gestación, centrada en su reconocimiento como protagonistas en la relación materno-fetal, que atienda las perspectivas de derechos humanos y de género y, aclaró, sin que ello implique criminalizar ni estigmatizar la labor médica.

Para ello, abundó, deben impulsarse acciones de capacitación y sensibilización continua del personal de salud a cargo de la atención gineco-obstétrica, para contrarrestar prejuicios basados en la discriminación de las mujeres y para el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas; así como proporcionar información a las mujeres usuarias sobre sus derechos y cómo ejercerlos.

“La CNDH reconoce el esfuerzo de las instituciones de salud y de su personal, sin embargo, considera necesario hacer un análisis y reflexión tras los casos que se han presentado en esta Comisión Nacional y en las Comisiones Estatales, para poner en relieve el trato que en algunas ocasiones reciben las mujeres”, subrayó la CNDH.

Añadió que es indispensable que las instituciones a las que va dirigida la recomendación, realicen un diagnóstico para detectar las necesidades materiales, de infraestructura y de personal que se requieran para satisfacer las demandas obstétricas de la población objetivo, “con calidad y calidez”, para informarlo a las autoridades legislativas y que éstas doten de los recursos necesarios para solucionar las limitantes del sector salud.

La CNDH refirió que para su recomendación general, analizó las que ha emitido sobre el tema durante 2015, 2016 y 2017, en las que concluyó que los derechos humanos que con mayor frecuencia se transgreden son: a la protección a la salud, a una vida libre de violencia, a la información y al libre consentimiento informado, a la libertad y autonomía reproductiva, a la igualdad y no discriminación, a la integridad personal, y a la vida.

Por ello, también recomendó a las autoridades asumir acuerdos sobre requerimientos técnicos y humanos, y programar el presupuesto necesario para ampliar y mejorar la infraestructura hospitalaria; que en urgencias se cuente con médicos que atiendan en forma adecuada; que la atención médica sea digna, respetuosa y con perspectiva de género y se implemente en todas las instituciones el “Modelo de Atención a Mujeres durante el Embarazo, Parto y Puerperio con Enfoque Humanizado, Intercultural y Seguro”, de la Secretaría de Salud.

Además, pidió difundir los derechos humanos de las mujeres, durante la atención del embarazo, parto y puerperio; fortalecer la vinculación de las parteras y parteros tradicionales al Sistema Nacional de Salud, e integrar el estudio de la violencia obstétrica en los congresos, simposios, foros, seminarios, coloquios, cursos y talleres, orientados al desarrollo académico de médicos y/o especialistas, tomando en cuenta su recomendación general.

La CNDH consideró que además de las instituciones a las que dirigió la recomendación, “es deseable” que en las instituciones públicas de educación superior, formadoras de médicos cirujanos, especialistas en ginecoobstetricia y enfermería, se impartan a los alumnos del pregrado y posgrado, un taller de sensibilización en materia de derechos humanos vinculándolo en el marco de la atención obstétrica y atendiendo los enfoques de género e interculturalidad.

Al respecto, refirió que, con respeto a su autonomía y normatividad, envío a las instituciones educativas mencionadas copia de la recomendación general.

Con información de Proceso

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar