La parálisis económica que dejó Duarte en Veracruz

La parálisis económica que dejó Duarte en Veracruz

La triste imagen que presenta hoy Veracruz se puede resumir en cuatro escenarios, Javier Duarte, buscado por la Interpol y con más de 70 denuncias en su contra por enriquecimiento ilícito, las decenas de alcaldes acampados y durmiendo a la intemperie exigiendo los recursos públicos comprometidos porque no tienen ni para pagar las nóminas.

La del municipio de Catemaco, cuyos pobladores prendieron fuego al ayuntamiento el sábado en protesta por el secuestro del párroco y la cuarta imagen, este miércoles, la huelga de todos los hospitales porque los médicos no han cobrado.

Con más ocho millones de habitantes, Veracruz hoy tiene hospitales e instituciones de salud tomadas por el personal sanitario en el marco en una rebelión de batas blancas que bloquea once cruces de calles de la ciudad de Veracruz y Boca del Río. Los 59 hospitales de la entidad sólo atienden urgencias en protesta porque los médicos y especialistas no han cobrado su sueldo y escasean los medicamentos y el material quirúrgico.

Con pancartas, los trabajadores del Sindicato de Trabajadores de la Salud (STSE) demandaron el pago del incremento salarial, dotación de uniformes, primera quincena de noviembre y salarios de hasta cuatro meses a promotores voluntarios.

En al menos en cinco de las 17 cárceles de Veracruz, con más de 7.000 presos, hay quejas de los trabajadores. Denuncian que 1.500 empleados no recibieron en tiempo y forma el pago quincenal, por lo que decidieron iniciar protestas.

El Estado de Veracruz está a un paso de declararse en bancarrota debido a los malos manejos del gobernador fugado y los créditos que ha tenido que pedir y que ahogan las cuentas públicas.

Con información de El País

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar