La violencia en Quintana Roo, herencia de los gobiernos del PRI

La violencia en Quintana Roo, herencia de los gobiernos del PRI

Hasta hace unos días, Cancún era uno de los destinos preferidos de los mexicanos y de millones de turistas extranjeros. El turismo es uno de los motores económicos de México, representan el 8.5% del PIB cifra dada a conocer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Hoy la historia cambió, pues en dos días seguidos este destino turístico se ha vuelto blanco del crimen organizado.

Cárteles como el de Sinaloa, del Golfo, Los Zetas y de Jalisco Nueva Generación tienen presencia criminal en el corredor turístico de Cancún y se cree que por lo menos dos de ellos están involucrados en los últimos hechos violentos de la zona.

La violencia en Cancún no es reciente

La ola de violencia no es un tema reciente pues el 28 de noviembre de 2016 en la zona turística de Cancún hombres armados ingresaron al bar “Mandalá” y dispararon contra empleados y asistentes al lugar. El saldo fue de tres muertos.

El 22 de diciembre se reportó un tiroteo en la feria navideña, en esa ocasión un agresor disparó contra un grupo de personas antes de huir a bordo de una motocicleta. El saldo fue de un muerto y cinco heridos.

En Nochebuena, sujetos armados dispararon entre 15 y 20 ocasiones contra un vehículo que circulaba en Tulum.

Este 16 de enero, de nuevo se sucitó un hecho criminal, con la balacera en el bar Blue Parrot, de Playa del Carmen. El saldo hasta el momento es de cinco muertos.

Un día después se reportó un ataque a la delegación de la Fiscalía de Justicia de Cancún. El saldo, al menos cuatro muertos, entre ellos un policía ministerial.

Luego de todos estos ataques el gobierno de Quintana Roo sólo ha dado un breve mensaje, lamentando la balacera en el Blue Parrot y diciendo que las investigaciones continuaran.

Como vemos, el problema viene heredado de los gobiernos del PRI en el estado. Los ciudadanos urgen al gobierno recuperar el orden.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar