Las contradicciones sobre los mexicanos deportados

Las contradicciones sobre los mexicanos deportados

Una de las prioridades del presidente de Estados Unidos, Donald Trump es poner fin a la inmigración de indocumentados. Lleva solo un mes en su cargo y ha adoptado una línea dura contra México, insistiendo en que nuestro país pague por el muro que propone levantar a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos.

Recordemos que Trump, presentó este martes las nuevas directrices del departamento de Seguridad Nacional,para la deportación masiva. Esta estrategia conlleva riesgos para Trump, porque es probable que necesite la ayuda de México si quiere lograr su meta de seguridad en la frontera.

A pesar de la afirmación de Trump de que México está enviando “hombres malos” a Estados Unidos, no ha verificado que no son nada más mexicanos, lo que es un hecho es que desde el 2000, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos a detenido a 1.6 millones de personas, la mayoría proveniente de México.

Si bien la frontera de México con sus propios vecinos meridionales es aproximadamente un tercio de los 3 mil 200 kilómetros que mide la frontera entre México y Estados Unidos, es con frecuencia el punto de entrada para refugiados del “triángulo norte”, formado por Guatemala, Honduras y El Salvador, que buscan asilo en Estados Unidos.

Pero esta versión del mandatario norteamericano se contradice con las declaraciones del secretario de Seguridad Nacional en Estados Unidos, John Kelly,  quien está de visita en nuestro país y este jueves declaró, “No habrá, repito, no habrá, deportaciones masivas”, aseguró Kelly, junto al secretario de Estado, Rex Tillerson, tras la reunión que mantuvieron con el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Las afirmaciones contundentes de Kelly chocaron frontalmente con las que, unas horas antes, había hecho su jefe, Donald Trump, el presidente que más ha vilipendiado a México. En un acto con empresarios, sentado a la vera de su yerno, Jared Kushner, Trump se refirió a la visita de Tillerson y Kelly a México: “Le dije a Rex [Tillerson] que va a ser un viaje duro, porque tenemos que ser tratados de manera justa por México.

La incongruencia obligó a Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, a tratar de aclarar lo sucedido: “El presidente usó la expresión de operación militar para describir la forma en que estaba ocurriendo con precisión, de forma impecable a la hora de garantizar que se cumplen las órdenes”.

No es la primera vez que Trump actúa de forma contundente contra México mientras los miembros de su Gabinete tratan de limar asperezas.

Con información de El Financiero

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar