Mapas mentales, excelente herramienta para estudiar

Mapas mentales, excelente herramienta para estudiar

La falta de concentración en los momentos de estudio y la ausencia de este proceso trae como consecuencia que algunos niños tengan bajo desempeño académico.

Sin embargo, las herramientas gráficas —como los mapas mentales—, permiten desarrollar muchas habilidades que ayudan a incrementar el aprovechamiento de los pequeños en el colegio o en cualquier ámbito de su vida.

Víctor Luis Cervantes, autor de “El ABC de los mapas mentales para niños”, los define como construcciones únicas e individuales en donde se relacionan los cinco sentidos, la inteligencia y las emociones en el momento en que se intenta aprender algo.

Se trata de un diagrama que los pequeños (o cualquier persona) construyen utilizando palabras clave, colores, lógica, ritmo visual, números e imágenes. El mapa mental reúne sólo los puntos importantes de un tema e indica de forma sencilla la manera en que éstos se relacionan. Son como los apuntes escolares, pero sin ser lineales.

Con el uso de los mapas mentales tus hijos:

  • Entenderán más fácilmente las cosas
  • Recordarán de manera sencilla y rápida los datos más importantes
  • Terminarán las tareas de forma más rápida
  • Se concentrarán a la hora de estudiar
  • Se comunicarán de forma más agradable
  • Relacionarán ideas de manera sencilla
  • Pensarán con claridad
  • Usarán su imaginación
  • Resolverán problemas en equipo

¿Cómo hacer un mapa mental?

Comiencen con una imagen (concepto) central que tenga al menos tres colores. En este caso haremos un mapa mental acerca del cine (echa un vistazo a nuestra galería de imágenes). Después elijan los temas más importantes, ya que éstos se convertirán en las ramificaciones, por ejemplo: ¿qué es?, historia, fases, ¿para qué sirve?, ¿cómo funciona?, etcétera. Cada rama debe ir en un color diferente. Decidan cuáles son las palabras clave preguntándose: ¿cuáles ideas son las más relevantes?; y acomódenlas en el lugar correspondiente.

Con el objetivo de que asocien ideas con imágenes, los niños pueden hacer mapas mentales manualmente en hojas de gran tamaño y sin cuadrículas, también pueden utilizar recortes de monografías, revistas o periódicos. Además, en la actualidad existe un gran número de programas computarizados que permiten crear y organizar mapas mentales, por lo que esta herramienta puede servir a estudiantes de nivel básico e incluso a nivel profesional o posgrado.

Cualquier herramienta que decidas poner en práctica, seguro ayudará a tus pequeños en sus tareas diarias. Sin embargo, los pequeños no serán los únicos beneficiados ya que a ti como padre también te serán útiles.

Fuente: http://www.tipkids.com/

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar