México es el país de la OCDE donde más se trabaja

México es el país de la OCDE donde más se trabaja

Según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el empleado mexicano promedio trabaja 44 horas a la semana en su trabajo principal. Aunque esta cifra ha disminuido año con año desde el 2000, aún se trabajan ocho horas más que el promedio de todos los países miembros.

01

02

 

México es el país con el salario mínimo más bajo, aproximadamente un dólar la hora. Nuestras largas jornadas laborales tampoco se reflejan en nuestra productividad, que está casi 50 puntos por debajo de las de Estados Unidos y Alemania, los países con los niveles más altos de la OCDE.

Varios estudios han demostrado que aumentar las horas laborales no aumenta la productividad. Uno de ellos, de la Universidad Stanford, encontró que los empleados que trabajan más de 40 horas a la semana son incluso menos productivos que los que trabajan un promedio de 40 horas a la semana. Los autores del estudio explican que la fatiga y el estrés que provoca trabajar horas extra propicia que el empleado cometa errores que se deberán corregir aún con más horas de trabajo.

Los empleados también deben conocer los derechos que ofrece la Ley Federal del Trabajo y la Constitución. En ellas, se establece que la jornada laboral debe durar máximo ocho horas y los trabajadores tienen derecho a por lo menos un día de descanso a la semana.

La Informalidad

Casi el 60% de los trabajadores en México laboran en el mercado informal, según un reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esto quiere decir que ese sector de la población (aproximadamente 30 millones) tiene trabajos que no están registrados ante Hacienda, que nos están regidos por contratos legales o por los que no obtiene beneficios básicos como la seguridad social. En consecuencia, estos empleos tampoco tienen horarios laborales establecidos, dice Reyes, de la Ibero Puebla. “Al no haber contratos, la gente piensa que el patrón puede establecer las reglas sin límite alguno”, agrega.

Esto tiene una consecuencia en el mercado formal, comenta el académico. “La situación en los mercados informales, que no cumplen reglas, ni obligaciones laborales, presiona al mercado laboral en general, haciendo competir a los trabajadores entre sí bajo reglas en detrimento de ellos: aceptando trabajos y condiciones de menor calidad”. Por la naturaleza del sector informal, no es posible contabilizar el número de horas que laboran sus trabajadores. La OCDE solo puede analizar la información proveniente del sector formal.

Posible solución: Según el reporte de OIT, es necesario abordar el problema en dos canales: la creación de más empleos y de incentivos para que las empresas informales se formalicen. Este último objetivo, explica el reporte, debe incluir apoyos crediticios y fiscales, así como un método fácil y comprensible para que la empresa suscriba a sus empleados al sistema del seguro social (IMSS).

Los bajos salarios

El salario promedio en México es de 7.365 pesos al mes, menos de la mitad del promedio de la OCDE (16.000 pesos), que además es la cifra recomendable para un salario básico en el país, según datos del Observatorio de Salarios de la Ibero Puebla. Según datos del Consejo de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aproximadamente el 40% de la población trabajadora en México no podía costear la canasta básica alimenticia, de 1.330 pesos mensuales para zonas urbanas y 948 pesos para zonas rurales.

Esto hace que la gente trabaje más para poder costear su nivel de vida. “Hay una gran necesidad de más empleos con condiciones básicas: de tiempo completo y de cinco horas a la semana”, dice a Verne Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Con información de El País

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar