Papá, fortalece el vínculo con tus hijos

Papá, fortalece el vínculo con tus hijos

Los roles que juegan mamá y papá son diferentes, pero ambos se complementan entre sí. En varios casos los padres son los proveedores y la máxima autoridad, mientras que la madre se queda en casa para el cuidado y crianza de los hijos.

En otras familias ambos salen a trabajar y comparten responsabilidades económicas. En cualquiera de los casos, lo ideal es que además de compartir esas responsabilidades también estén pendientes de las cuestiones emocionales de los hijos y de la crianza de calidad.

Aunque algunas veces ellos encuentran difícil expresar sus emociones, la mayoría se preocupa por sus hijos y sus familias. Una encuesta reveló que 6 de cada 10 padres dijeron que ellos son lo más importante en su vida. Cuando se les preguntó qué era lo que más satisfacción les daba los encuestados contestaron con este orden de importancia: niños, la cercanía y estar juntos.

Los hombres están muy vinculados con roles tradicionales o imágenes estereotipadas de cómo deben funcionar dentro de la dinámica familiar. Sin embargo, muchos de esos roles resultan ser demasiado exigentes o duros con los hijos, por ello muchos de los hijos tienden a tejer una relación más estrecha con la madre.

El papá proveedor. En cualquier momento de la vida. ¿A quién no le gustaría que le compran todo lo que uno pide? Si entras en esta categoría, en vez de comprarle todo lo que quiere para compensar la ausencia de no estar en casa, procura involucrarte en sus tareas, los juegos que le gustan, los deportes que le gustaría practicar y evita caer en la tentación de comprar.

El papá rudo. Son aquellos que gustan ser de muy estrictos con la disciplina y a cargo de la familia. Muy probablemente crea que un buen padre permanece emocionalmente distante de sus hijos, por lo que las manifestaciones de afecto son escasas. Si éste es tu caso, procura mostrarle flexibilidad, toma en cuenta que la niñez sólo se vive una vez y esos recuerdos se quedan para siempre. Si él nota esos cambios muy probablemente buscará más acercamientos contigo.

El amigo: Intenta ser uno verdadero para sus hijos, pero no te vayas por los extremos. Demuéstrale que puedes ser su mejor amigo, pero no dejas de ser su padre y cuando tenga que acatar una orden como hacer sus tareas o tomarse alguna medicina, tendrá que obedecer (por su puesto sin regaños ni golpes).

La forma en la que hombres y mujeres disciplinan y muestran afecto es distinta. Usen esa diferencia a su favor para aprender uno del otro y mejorar la relación con su hijo.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar