Podrían pacientes con Alzheimer recuperar la memoria

Podrían pacientes con Alzheimer recuperar la memoria

Se ha descubierto que muchas veces quienes sufren Alzheimer tal vez no han “perdido” su memoria, probablemente solo tienen dificultad para recuperarla, por lo que se trabaja en la posibilidad de un tratamiento que algún día pueda curar los estragos causados por la demencia.

El premio Nobel Susumu Tonegawa afirmó que estudios realizados en ratones muestran que estimulando áreas específicas del cerebro con luz azul, los científicos pueden lograr que los animales recuerden experiencias a las que antes no podían acceder.

Los resultados ofrecen algunas de las primeras evidencias de que la enfermedad de Alzheimer no destruye memorias específicas, sino que las vuelve inaccesibles.

El equipo de Tonegawa utilizó ratones genéticamente modificados que muestran síntomas similares a los de los humanos que sufren Alzheimer, una enfermedad degenerativa del cerebro que afecta a millones de adultos en el mundo.

Los animales fueron puestos en cajas por cuya superficie inferior pasa un bajo nivel de corriente eléctrica, causándoles una descarga desagradable pero no peligrosa en sus extremidades.

Un ratón no aquejado del mal que es regresado al mismo recipiente 24 horas después tiene un comportamiento temeroso, anticipando de esta forma la desagradable sensación.

Los ratones con Alzheimer no reaccionan de la misma forma, lo que indica que no guardan memoria de la experiencia.

Pero cuando los investigadores estimulan áreas específicas de los cerebros de los animales –las llamadas “células de engramas” relacionadas con la memoria– usando una luz azul, recuerdan la sensación desagradable.

El mismo resultado se observó incluso cuando se colocaban los animales en un recipiente diferente durante la estimulación, lo que sugiere que la memoria había sido retenida y se activó.

Con la repetición de los estímulos lumínicos los animales pueden incrementar el número de espinas dendríticas llegando al nivel de los ratones normales, por lo que volvían a mostrar un comportamiento temeroso en el recipiente original.

Con información de Nature.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar