¿Qué le ocurre a México con la inflación?

¿Qué le ocurre a México con la inflación?

Esta semana, se dieron a conocer cifras sobre el nivel de inflación en México, en donde se observa un aumentó, el mayor presentado en los dos últimos años.

La inflación interanual de nuestro país creció en noviembre a su mayor nivel y los precios al consumidor aumentaron al 0.78%, lo que representa una tasa anual de 3.31%, la más alta desde diciembre de 2014.

Con estos datos aumenta la probabilidad de un incrementó en las tasas de interés para las próximas semanas, esto en relación a la depreciación del peso frente al dólar.

Considerado por los expertos un dato más preciso para medir la inflación porque elimina algunos productos de alta volatilidad, subió a un 3’29 por ciento a tasa interanual, su mayor nivel también desde noviembre del 2014.

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística, el alza del último mes se debe, sobre todo, a la subida de las tarifas eléctricas tras el fin del programa de subsidio de verano en varias ciudades del país, así como a aumentos en el precio del jitomate y de servicios turísticos. Estos rubros fueron parcialmente compensados por disminuciones en algunos productos agropecuarios.

A mediados de noviembre, el Banco de México elevó por cuarta vez en el año la tasa de interés de referencia en 50 puntos base después de que la moneda alcanzó un nuevo mínimo histórico. El objetivo diseñado por el Banco de México es mantener la inflación en un 3 % por ciento, con un rango de tolerancia de más o menos un punto porcentual. El próximo aviso de política monetaria de la entidad está programado para el 15 de diciembre.

Poco antes de anunciar su renuncia del Banco de México, Agustín Carstens, gobernador del Banco Central, declaró que la inflación podría acelerarse más, pero confió en que se mantendrá dentro del objetivo de la entidad monetaria. “Sí, podemos ver un poquito más de inflación, pero yo confío en que la podamos mantener claramente por debajo del límite superior de nuestro intervalo de 4 %”, dijo Carstens.

Los malos pronósticos sobre el crecimiento de México, el aumento de la inflación, la depreciación del peso y la victoria de Donald Trump con la consiguiente renegociación del Tratado de Libre Comercio han obligado al Banxico a rebajar sus expectativas de crecimiento hasta situarlas entre el 1’5 y el 2’5% para 2017.

Con estos ingredientes, a estas alturas cada vez son más los economistas que temen la llegada de la recesión. Todo ello, traducido a la calle, significa que casi un 10 % más de mexicanos consideran que su situación económica el próximo año será peor.

Con información de El País

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar