Refrescos y galletas, lo que más consumen los mexicanos

Refrescos y galletas, lo que más consumen los mexicanos

El convertirnos en uno de los países con mayor obesidad infantil como de adultos no ha sido gratuito. De acuerdo con un estudio que realizó el Departamento de Epidemiología de la Universidad de Michigan demostró que los mexicanos tienen un consumo promedio anual de 163 litros de refresco por persona y 19 kilos de galletas y pasteles.

Además, según las proyecciones del estudio, tres de cada diez niños que nacieron en la generación 2010 desarrollarán diabetes a lo largo de su vida, y para 2050 el 15% de los adolescentes tendrá esta enfermedad.

De acuerdo con este estudio, los niños mexicanos nacidos a partir de 2010 tienen una probabilidad de 36.7% de desarrollar esta enfermedad y uno de cada 3 (30%) lo hará en algún momento de su vida.

Según expertos, parte del problema es que se han sustituido los alimentos saludables y balanceados como las verduras, por comida procesada que no nutre.

Algunos estudios señalan que la adicción al azúcar empieza desde la gestación, cuando la madre tiene un alto consumo de glucosa y carbohidratos, con el pretexto de que “tiene que comer por dos”.

Según las investigaciones, ambas sustancias activan el cerebro del feto las mismas neuronas de placer que algunas drogas ilegales, como la cocaína. Así, el alto consumo de azúcar de la madre propicia una adicción en el bebé antes de que comience a comer por sí mismo.

Empezar por un desayuno nutritivo puede ser una opción, pero alertan para evitar caer en informaciones erróneas. Por ejemplo, muchas veces se considera que el cereal de cada es una buen fuente energía y vitaminas.

No obstante, estos cereales pueden contener altas cantidades de azúcares y nada de vitaminas y minerales, pues la mayoría sólo se tratan de harinas.

Lo recomendable es una ingesta equilibrada, evitando los carbohidratos y los azúcares.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar