Suprema Corte establece criterios para investigar feminicidio con perspectiva de género

Suprema Corte establece criterios para investigar feminicidio con perspectiva de género

En una decisión histórica, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó a la madre de una víctima de feminicidio, quien exigió que la Procuraduría de Justicia del Estado de México (PJEM) revise las “omisiones” de la dependencia que derivaron en la absolución del esposo de la víctima en un proceso penal plagado de irregularidades y para que el asunto se investigue como homicidio y no como suicidio.

La primera sala de la SCJN estableció criterios para que la Procuraduría del Estado de México y sus homólogas del país investiguen la muerte violenta de mujeres desde una perspectiva de género.

Mariana fue asesinada el 28 de junio de 2010, en Chimalhuacán, Estado de México,  un día después de que decidiera denunciar a su esposa y policía judicial Julio César Hernández Ballinas por la violencia física e incluso sexual que padecía en casa. Familiares y amigos han reiterado en declaraciones ministeriales las intenciones de la joven de abandonar, ese 28 de junio, la casa donde vivía con su entonces esposo.

Será la Primera Sala del máximo tribunal, quien decida si otorga el amparo para que las autoridades judiciales del Estado de México vuelvan a investigar la muerte de Mariana, ahora bajo la óptica de feminicidio. Las inconsistencias en la reconstrucción de hechos, en el desahogo de pruebas y en las diligencias forenses lograron que el caso fuera tomado por la principal instancia de justicia del país.

La madre de Mariana dijo que la resolución de la Corte sienta un precedente favorable para hacer justicia en los casos de femenicidio en México.

En tanto, el abogado Rodolfo Domínguez destacó que la decisión de la Corte constituye un mensaje para las autoridades del Estado de México para que atiendan el creciente problema de feminicidio en esa entidad.

Precisó que el policía ministerial que asesinó a su hija ya dejó su cargo en el Centro de Justicia de Chimalhuacán, porque fue “ascendido a comandante en Toluca”.

Tras la muerte de su hija, en 2010, Irinea ha denunciado que la pareja de su hija alteró la escena del crimen para hacer pensar que Mariana, de 29 años de edad, se habría suicidado.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar