Trump confirma construcción de muro

Trump confirma construcción de muro

Este miércoles, Donald Trump firmó la orden ejecutiva para la construcción de un muro de concreto en la frontera entre Estados Unidos y México, como una medida para frenar la inmigración ilegal a territorio estadounidense, pero concretar una obra de esas dimensiones no es algo que se logre de la noche a la mañana.

Existen dudas respecto a cómo lograría Trump financiarlo, ya que el Congreso estadounidense tendría que aprobarle recursos, y México hasta ahora se niega a pagar esa obra, como quiere el presidente.

Puntos claves en el caso del muro:

El ahora presidente de Estados Unidos prometió desde su etapa de candidato la construcción del muro. En sus mitines era común escuchar el grito “build the wall!”, coreado por sus simpatizantes.

Con esa construcción, Trump quiere frenar la entrada de migrantes indocumentados, al señalarlos como un grupo que puede afectar a Estados Unidos, en cuanto a crimen y empleo para los estadounidenses.

Alguna vez el magnate dijo que México, no envía a Estados Unidos a sus mejores personas, sino también criminales, e incluso violadores, una declaración que para nada le cayó bien a los mexicanos.

¿Cuánto costaría?

Trump dijo primero que construir el muro a lo largo de la frontera tendría un costo de unos 8 mil millones de dólares, aunque luego mencionó que podrían ser 10 mil.

Sin embargo, un estudio del grupo de investigación Bernstein, citado por el diario USA Today, estimó que los costos totales estarían entre 15 y 25 mil millones de dólares, tomando en cuenta el pago de materiales y personal.

¿Quién pagaría el muro?

Durante su campaña Trump aseguró que obligaría a México a pagar la construcción del muro.

Después, el 11 de enero pasado, dijo que empezaría la construcción utilizando recursos públicos de los estadounidenses, y que después México lo pagaría o haría un reembolso, incluso con algún impuesto.

En su estudio, el grupo de investigación Bernstein señala que construir un muro como el que ha planteado Trump enfrentaría grandes retos topográficos, ya que tendría que pasar por el desierto de Arizona, montañas escarpadas en Nuevo México y ríos, y para la obra sería necesario incluso construir caminos para acceder a ciertas zonas.

La región fronteriza también incluye refugios protegidos de vida silvestre, territorios indígenas y ranchos cuyos propietarios no aceptarían vender sus tierras al gobierno federal estadounidense, para que se haga el muro, lo que representaría dificultades y costos adicionales.

Con información de Animal Político 

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar