UNAM alista nueva clínica para atender cáncer de piel

UNAM alista nueva clínica para atender cáncer de piel

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) alista la apertura de una nueva Clínica de Onco-dermatología, la cual se ubicará en las instalaciones de la Unidad de Atención Médica de Alta Especialidad de la Facultad de Medicina, a un costado de la Dirección General de Servicios Médicos, en Ciudad Universitaria.

Los pacientes podrán ser atendidos mediante una técnica no invasiva conocida como dermatoscopía, un diagnóstico oportuno del cáncer de piel, el que más se ha incrementado en el mundo en los últimos 50 años.

Para ello se utiliza un instrumento de luz polarizada que permite hacer visibles colores y estructuras que no se pueden percibir a simple vista, lo que facilita el reconocimiento temprano de todas las variantes de esa afección, pero particularmente del melanoma, el más letal en el ser humano.

Con esta técnica se incrementa hasta en 30% la capacidad de reconocer el cáncer de piel en una etapa temprana, con respecto a alguien que sólo usa el ojo clínico, explicó Rodrigo Roldán Marín, médico especialista en dermatología y responsable de esta clínica, que abrirá sus puertas a la comunidad universitaria y al público en general.

Podrán acudir pacientes de instituciones públicas o privadas, siempre que su médico lo considere pertinente, y también personas con una sospecha previa de cáncer de piel.

Ciertas poblaciones se beneficiarán más de este servicio, como los pacientes con más de 50 lunares en el cuerpo o con 15 lunares en el antebrazo, aquéllos con antecedentes de cualquier tipo de cáncer de piel, así como personales o familiares de cáncer de páncreas, pues éste y el melanoma comparten el mismo gen.

Tipos de cáncer de piel

El cáncer de piel se divide en dos grupos: el de tipo no melanoma, que incluye al carcinoma basocelular y al carcinoma epidermoide o espinocelular, y el melanoma cutáneo. Su principal factor de riesgo es la exposición a la radiación ultravioleta emitida por el sol.

Otros son la piel clara y/o con pecas, los ojos claros, el cabello pelirrojo o rubio, el número de lunares (se estima que las personas con más de 50 lunares corren mayor riesgo) y el antecedente de quemaduras solares intermitentes.

“Muchas veces al ir de vacaciones a una playa no nos bronceamos, sino que ardemos, y esas quemaduras acumuladas ocasionan un daño permanente que probablemente se manifestará 10, 15 o 20 años después como cáncer de piel”, dijo el especialista.

Una exposición de 10 o 15 minutos a la radiación ultravioleta no es de riesgo, pero a la larga sí. En algunas personas aparece un cáncer cutáneo –varía según la genética, el tipo de piel y la exposición solar– entre los 40 y los 70 años, generalmente, y otras, con enfermedades genéticas como xeroderma pigmentoso, tienen incapacidad de reparar el impacto al ADN causado por la radiación ultravioleta y desarrollan el padecimiento desde edades tempranas.

En esto también interviene la altura sobre el nivel del mar en la que se encuentra el individuo. Los rayos solares son más nocivos en un lugar como la ciudad de México, que se sitúa a dos mil 250 metros por encima del nivel del mar, que en una zona costera.

En relación a los lunares, casi siempre nacemos sin ellos. Aparecen durante la infancia y alrededor de los 30 o 35 años dejan de salirnos. Entonces, cualquier lesión nueva que detectemos a partir de esa edad merece vigilancia y una visita al dermatólogo, refirió la UNAM en un comunicado.

Otros padecimientos

En la Clínica de Onco-dermatología habrá una sección dedicada a la revisión oportuna y completa de todas las regiones de la boca, y al diagnóstico, también mediante la misma técnica no invasiva, de casos de cáncer de mucosa oral o bucal, el octavo más letal en el mundo.

Los pacientes con diagnóstico por cáncer de mucosa oral representan aproximadamente 2% de la consulta, y las muertes por esta enfermedad, 1%. Se desarrolla a partir de lesiones precursoras como la leuco y eritroplasia, es más frecuente en hombres que en mujeres, con una edad de entre 40 y 60 años, y que beben alcohol y fuman o mascan tabaco. Asimismo, algunos subtipos del virus del papiloma humano (el 16 sería el más frecuente) constituyen un factor de riesgo para que aparezca.

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

One Comment

  1. Yasmin Benitez
    Ene 04, 2016 @ 08:46:00

    Buena nota, pero falta información sobre cuándo será abierta el público ¿?

    Reply

Comentar