La importancia del desayuno en la etapa escolar

La importancia del desayuno en la etapa escolar

Se denomina así a la etapa que va de los 6 a los 10-11 años de edad. Es conocida también como “periodo de crecimiento latente” porque durante ella son muy estables las tasas de crecimiento y los cambios corporales se dan de forma muy gradual. En este periodo se acentúa el dimorfismo sexual y son evidentes las modificaciones en la composición corporal (cantidad de músculo vs grasa); se almacenan recursos (grasa) en preparación para el segundo brote de crecimiento (la adolescencia).

Los incrementos de peso y estatura se mantienen constantes. Conforme aumenta la edad, las mujeres van teniendo mayores incrementos que los hombres en el peso y la estatura.

A los 6 años prácticamente no hay diferencias en el peso y la estatura entre los niños y las niñas. Es a los 10 años cuando empiezan a ser notorias esas diferencias. Ya para los 11 años la estatura y el peso promedio de las niñas son mayores que los de los niños en 1.5cm y 1.7kg respectivamente.

Estos cambios hacen evidente la maduración más temprana de las niñas. En ellas, la velocidad máxima de crecimiento se da a los 11 años, mientras que en los varones ocurre alrededor de los 13 años. Por lo tanto, se puede afirmar que las mujeres crecen más rápido durante menos tiempo, en tanto que los hombres crecen a menor velocidad durante más tiempo.

Conducta Alimentaria

La conducta alimentaria de cada niño se deriva de sus propias características físicas, sociales y psicológicas. En las etapas preescolar y escolar se forman los hábitos y actitudes que predominarán a lo largo de toda la vida. De ahí la importancia de obtener una orientación adecuada del pediatra, el nutriólogo, el maestro y, en general, de los miembros del equipo de salud.

Así como las recomendaciones nutrimentales responden a las preguntas: qué comer, la conducta alimentaria obedece a cómo comer.

En nuestra cultura, por lo general la madre –o, en su ausencia, familiares, guarderías, etcétera- es la encargada del cuidado del niño. Es ella quien decide qué va a comer el pequeño; cómo, cuándo y dónde lo hará. Hacia ella, entonces –o hacia el responsable del cuidado del niño-, se debe dirigir la orientación para brindarle elementos que le permitan desempeñar de mejor manera la tarea que ya realiza.

La relación alimentaria es un proceso interactivo en el que participan la madre –o quien la sustituya- y el niño, y se conforma con todas aquellas interacciones que suceden en torno a la alimentación: selección, compra, ingestión, actitudes y comportamientos. Una buena nutrición depende de una relación alimentaria positiva. Muchos de los problemas alimentarios –como la obesidad- tienen su origen en etapas tempranas de la vida y se pueden prevenir. Se deben, por lo general, a una relación deficiente entre el niño y la persona que se encarga de su alimentación.

Planeación de los alimentos

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2006) y el Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria 2010, México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, es decir, 4.1 millones de niños entre 5 y 11 años de edad son obesos. Además, nuestro país ocupa el segundo lugar en población general en donde el 30% de la población es obesa y otro 39% tiene sobrepeso. Por ello cada vez más padres de familia se preocupan porque la alimentación de sus hijos sea lo más equilibrada y nutritiva.

El desayuno

Con frecuencia se observa que los niños que asisten a clases sin haber desayunado tienden a comportarse apáticos y manifiestan dificultad para mantener la atención, o bien son inquietos lo cual provoca un pobre desempeño escolar. Varios estudios ha constatado que el aprendizaje escolar es menor en aquellos niños que no desayunan, aún cuando estén bien alimentados.

Colación o lunch

Se conoce por colación, refrigerio o lunch a una porción de alimento proporcionalmente más pequeña que las comidas principales (desayuno, comida y cena). La colación desempeña un papel importante en la alimentación de los prescolares y los escolares. La cantidad de alimento en la colación debe de ser suficiente para proveer a los niños de energía necesaria, pero no tanta que les impida tener hambre para la siguiente comida.

La colación del niño pequeño suele estar controlada por los adultos tanto en su casa como en la estancia infantil, por lo que comerá aquello que se le dé. Muy distinto a los niños mayores que llevan dinero para comprar alimentos en el recreo o a la salida de la escuela.  En estos casos, la influencia de la casa disminuye y aumenta la de los compañeros y la publicidad.

Es importante que el lunch que se lleven los niños sea lo más equilibrado y nutritivo posible, además de contar con alimentos sencillos de preparar, transportar y que no se descompongan con facilidad. No hay que olvidar incentivar el consumo de agua simple.

A continuación algunas comparaciones de colaciones sanas contra las ricas en grasa y azúcares simples.

Lunch Poco Saludable Lunch Saludable
  • 250ml de leche saborizada1 Sándwich con pan blanco de jamón de cerdo (o pastel de pollo o queso de puerco) con queso amarillo
  • 1 Bolsa de frituras
  • 250ml de bebida de soya1 Sándwich con pan integral de pechuga de pavo y queso panela (o oaxaca)
  • Pepinos y/o zanahorias con limón y chile piquín al gusto (no utilizar chiles en polvo o líquidos con azúcar)
  • 250ml de jugo de fruta artificial3 Rollitos de jamón de cerdo con mayonesa
  • 1 Chocolate
  • 250ml de agua de limón con poca azúcar (si el niño tiene sobrepeso puede utilizarse algún edulcorante artificial)3 Rollitos de pechuga de pavo con jitomate, cilantro y cebolla
  • 2 Malvaviscos
  • 1 Lata de refresco1 Dona
  • 1 Paquete de chiclosos o paleta de caramelo o 1 paleta de tamarindo
  • 250ml de agua de jamaica con poca azúcar2 Salchichas con limón y chile (al gusto) o con cátsup
  • ½ taza pretzels sin sal
  • 250ml de bebida saborizada artificial1 Paquete de galletas dulces
  • 1 Congelada chile en polvo con azúcar

 

  • 250ml de agua de fruta con poca azúcar1-2 molletes (1/2 a 1 bolillo dependiendo de la edad del niño) con queso oaxaca
  • 1 Manzana con chile (o sola, el chile solo es para hacerla atractiva al niño)
  • 1 Refresco3 deditos de queso manchego
  • 1 bolsa de chicharrones
  • 250ml de agua de fruta con poca azúcar3 deditos de queso mozzarella fresco
  • 2T de palomitas naturales
  • 250ml de jugo de fruta1 bagel (o 2 rebanadas de pan o 1 bolillo) con queso crema, crema de avellana o crema de cacahuate
  • 1 natilla de chocolate o vainilla
  • 1 Yogurt para beber (descremado si el niño tiene sobrepeso)5 Galletas marías con cajeta
  • 1 T de uvas o 1 naranja o 1 durazno

Acerca de 

Nutrióloga egresada de la Universidad Iberoamericana; me he desenvuelto en varias empresas del ramo de prestigio internacional además de diversas participaciones en programas de radio y televisión.

Comentar