La reforma política del DF, nueva oportunidad para la ciudadanía

La reforma política del DF, nueva oportunidad para la ciudadanía

La Reforma Política del Distrito Federal representa una gran oportunidad para la ciudadanía de generar un nuevo esquema de organización política en la ciudad a partir de la creación de la nueva constitución para la capital del país.

Con la reforma aprobada, el Distrito Federal estará en la misma igualdad que se equipara en términos generales a cualquiera de los 31 estados de la República.

La Ciudad de México, de acuerdo con el artículo 122 del proyecto, gozará de autonomía constitucional en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa.

Una vez que se conforme la entidad federativa, se adoptará para su régimen interior la forma de gobierno republicano, representativa, democrático, laico y popular; y se dividirá para su ejercicio en Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Al poder legislativo se le denominará Legislatura de la Ciudad de México, la cual se integrará en los términos establecidos por la Constitución local. Además, establecerá que la elección consecutiva sólo será permitida hasta por cuatro periodos consecutivos y tendrá la facultad de legislar en materia de responsabilidad de servidores públicos.

El Jefe de Gobierno (poder ejecutivo) de la Ciudad de México tendrá a su cargo la administración pública de la entidad. Uno de los aspectos a resaltar es que se cancela la posibilidad de que quien haya ocupado ese puesto – aún de manera sustituta- pueda acceder nuevamente al cargo.

En tanto el poder judicial estará a cargo del Tribunal Superior de Justicia y en el Consejo de la Judicatura.

Sobre la administración pública, los recursos hacendarios serán centralizados, incluyendo el tabulador de remuneraciones, con lo que se restringe la posibilidad que las delegaciones fijen sus salarios. Además, se establece la facultad para la Ciudad en materia de propiedad inmobiliaria, salvo aquellos propiedad de la Federación, los Estados y Municipios.

Con la nueva constitución de la Ciudad de México desaparecerán las delegaciones y ahora se les denominará alcaldías. Su integración, organización administrativa y facultades estarán establecidas en la Constitución local y estarán integradas por un alcalde y un concejo, que serán electos por votación ciudadana.

La división territorial de las alcaldías será definida en la Constitución local, así como los términos de su organización interna.

Respecto al tema de Seguridad Pública, corresponderá al Jefe de Gobierno el mando de la fuerza pública en la ciudad, así como nombrar y remover al Secretario en turno. El Ejecutivo mantiene la posibilidad de remoción de este servidor por causas graves que determine la Ley de coordinación que emita el Congreso.

A diferencia de como funciona actualmente,  los poderes federales tendrán únicamente las facultades establecidas en la Constitución Federal, tal y como se aplica en el resto de los estados; por lo que la Ciudad deberá garantizar en todo tiempo las condiciones necesarias para el funcionamiento de estos poderes.

La reforma establece que la elección de las alcaldías será en el 2018 con el número de alcaldías que determine la Constitución local y el número de concejales establecido para cada una. Las obligaciones que establezca la Constitución local para las alcaldías entrarán en vigor hasta 2018.

Lo que dicen los medios:

Inicia debate sobre reforma política del DF

Sube al pleno Reforma Política del DF

Acerca de 

El equipo de Alejandra Barrales

Comentar