El 67% de las madres solteras no recibe pensión alimenticia periódicamente

El 67% de las madres solteras no recibe pensión alimenticia periódicamente

A fin de impedir que los padres o madres se divorcien de sus hijos luego de una separación, la Senadora Alejandra Barrales presentó una iniciativa orientada a crear el Registro Nacional de Deudores Alimentarios Morosos

La decisión de las parejas de terminar con la relación muchas veces deja a la deriva las condiciones de desarrollo humano de las y con los hijos. Por eso es tan importante contar un mecanismo legal que impida que los padres o madres e divorcien de sus hijos.

Los términos de la separación no deberían tener que ver con la responsabilidad de la manutención de las y los hijos; sin embargo, muchas ex parejas, en su mayoría los hombres buscan los mecanismos que tengan a su alcance para darle la vuelta al compromiso que tienen con sus propios hijos.

Por eso, he presentado en el Senado de la República las reformas al Código Civil, las leyes de Asistencia Social, del Trabajo le Instituciones de Crédito y de Protección de las niñas y los niños adolescentes para crear el Registro Nacional de Deudores Alimentarios Morosos.

Debemos tomar en cuenta que para generar el derecho a solicitar alimentos, deben darse las siguientes condiciones: la existencia de una relación jurídica que genere la obligación alimentaria, que surge a consecuencia del matrimonio, concubinato, parentesco consanguíneo o civil; además de la necesidad del acreedor alimentario y la capacidad del deudor para suministrar alimentos.

En nuestro país el derecho de los menores ha tenido una evolución muy interesante, en el año 2000 se elevó a rango constitucional los derechos de niñas, niños y adolescentes para satisfacer sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral.

El Estado asume la responsabilidad de proveer lo necesario para el respeto a la dignidad de la niñez, la efectividad en el ejerció de sus derechos y se considera el deber de los padres, tutores y custodios de preservar tales derechos.

En el año 2011 en el país se registraron 91 mil 285 divorcios de un total de 570 mil 954 matrimonios, de acuerdo con los reportes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. En promedio, los hombres se casan a los 29 años de edad, mientras que las mujeres lo hacen a los 26 años; respecto a los divorcios los hombres lo hacen a los 39 años y las mujeres a los 34.

A partir de esta referencia se infiere que la duración de los matrimonios en México es de 10 años y la decisión de divorciarse ha tenido un crecimiento significativo en las últimas décadas. En los 80 de cada 100 matrimonios, apenas había 4 divorcios, actualmente son 16 por cada 100.

El Distrito Federal es la entidad que ocupa el primero lugar por el número de divorcio 32 por cada 100 matrimonios.

De los 91 mil 285 divorcios, en 49 mil 887 las mujeres trabajan; pero hay 26 mil 340 que no lo hacen, pues de ellas 24 mil 460 se dedican a las labores dentro del hogar, 964 estudian, 494 buscan empleo, 401 son pensionadas o jubiladas, 15 están incapacitadas y seis son rentistas.

De ese total de divorcios 46 mil 990 la custodia de los hijos la tiene la madre, únicamente en 2 mil 041 casos la tiene el padre; en 3 mil 579 se le otorgó a ambos esta responsabilidad.

De esos 91 mil 285 divorcios, en 23 mil 641 no hubo hijos; pero en 25 mil 474 hubo un hijo; en 19 mil 115, dos hijos; en 6 mil 282, tres hijos, en mil 035, cuatro hijos, en 142 casos hasta cinco hijos y en 548 nueve hijos.

Una realidad de nuestro país es que el 67.3 por ciento de las madres solteras no reciben pensión alimenticia pagada periódicamente.

En el año 2011 del universo de divorcios nacionales, en 47 mil 914 casos se asignó a los hijos la pensión alimenticia; en 4 mil 247 el juez determinó esta responsabilidad de manutención tanto a la esposa como a los hijos y en 845 casos únicamente a la esposa.

Sin embargo la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos reveló que uno de cada tres hogares en el país lo sostienen mujeres y tres de cada cuatro hijos de padres separados no reciben pensión alimenticia. Dicho de otra manera el 75 por ciento no recibe pensión.

De ese tamaño es la responsabilidad evadida, la forma en que los padres -mayoritariamente- evaden el compromiso con el desarrollo de sus propios hijos. Por eso la necesidad de buscar mecanismos que contribuyan a ese cumplimiento.

La propuesta es crear un Registro Público de Información sobre Deudores Alimentarios Morosos, que pueda estar a cargo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, con la idea de contar con un registro a nivel nacional de aquellas personas que teniendo la obligación de otorgar alimentos se niegan o incumplan.

Se trata de un mecanismo institucional de cooperación entre el gobierno federal, las entidades de la República, el Distrito Federal, los municipios, en sus respectivas competencias previstas ya en la Ley de Asistencia Social, como una herramienta para hacer efectivo el derecho a la alimentación.

La obligatoriedad alimentaria debe entenderse como una parte del conjunto de acciones tendientes a modificar y mejorar las circunstancias de carácter social que impiden el desarrollo integral del individuo, así como la protección física, mental y social de las personas que lo necesitan, en este caso estamos hablando de niños, niñas y adolescentes.

Con esta reforma se consideraría deudor alimentario a quien incumpla con la obligación de pagar la manutención por tres meses o más, de inmediato se incorporaría al Registro y eso ayudaría a las autoridades a tener herramienta que permitan cumplir con su obligación.

Esta reforma tiene como fin proteger a los menores, garantizarles su desarrollo integral y hacer corresponsables a los padres del presente y futuro de sus hijas o hijos.

Acerca de 

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona, especializada en Maestría en Medios, Comunicación y Cultura.

Comentar