Violencia de género, tema pendiente

Violencia de género, tema pendiente

Los avances que hemos tenido como sociedad en el combate de la violencia a las mujeres a nivel nacional y en el Distrito Federal son innegables; sin embargo, mientras haya una mujer golpeada será un tema que no hemos podido erradicar en nuestro país y esa es nuestra aspiración.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares realizada en 2011 arroja cifras que deberían sacudir a toda la población, porque resulta que la mayoría de los delitos cometidos contra las mujeres no se registra ante las autoridades correspondientes, porque no hay denuncia, los golpes se aguantan con silencio y tras los muros.

Se estima que la “cifra negra” podría rondar en el 85% a nivel nacional.

De los casos que se denuncian, se estima que a nivel nacional sólo 13% de los ataques son sancionados; en el Distrito Federal ese porcentaje aumenta a 27.74, aunque aún sigue siendo muy bajo; pero solo 10% de todos esos casos de violencia contra las mujeres termina en la consignación de los atacantes por un juez.

Recientemente se presentó el Estudio Nacional sobre las Fuentes, Orígenes y Factores que Producen y Reproducen la Violencia contra las Mujeres, en la cual se relaciona el impacto de la violencia que se vive en algunas regiones del país producto de la delincuencia organizada, porque se trata de un fenómeno que no se puede aislar del territorio.

Al Distrito Federal en este estudio se le ubica en la zona centro junto con el Estado de México, Morelos e Hidalgo, ahí se destacan algunas condiciones de ventaja que tienen las mujeres que viven en la ciudad de México y que impactan directamente en sus condiciones de vida y como pueden enfrentar la violencia.

Para empezar se tiene la percepción que las mujeres en la capital del país enfrentan un contexto menos violento, tienen a su alcance más información y servicios que les permiten defenderse de mejor manera ante estas condiciones.

Esta perspectiva es muy importante porque la información les abrirá puertas en protección legal y programas de atención; porque todos, no solamente las mujeres tendrán mejores herramientas para defenderse y ejercer sus derechos.

Hay un reconocimiento de que se ha invertido más en la capacitación de quienes se encargan de atender a la población que busca justicia, ese había sido un viejo reclamo de las mujeres por la poca sensibilidad que tienen desde los policías, pasando por ministerios públicos y jueces que consideraban la violencia de género como parte de hechos cotidianos. Es importante la forma en que se ha avanzado en ese aspecto en la ciudad, sin ser el óptimo.

Asimismo hace gran diferencia cuando se habla del ejercicio de derechos sexuales y reproductivos, así como las libertades para que las mujeres tomen la mejor decisión respecto a los embarazos o la interrupción de ellos; en el Distrito Federal si existe una verdadera red de protección para que puedan asumir decisiones.

Personalmente asumí el tema de la violencia contra las mujeres como un compromiso con el género, propuse e impulsé las reformas para que cualquier hombre que agreda a una mujer vaya a la cárcel, hicimos las reformas necesarias en el Distrito Federal, pero necesitamos hacer mucho más.

Tenemos que hacer más romper con patrones culturales, incidir en las nuevas generaciones para que el respeto, la tolerancia y la libertad sean parte de nuestra normalidad cotidiana.

El esfuerzo lo tenemos que hacer todos para cerrar el capítulo de la violencia contra las mujeres en nuestro país.

Acerca de 

Presidenta Nacional del Partido de la Revolución Democrática (@PRDMéxico). Ciudadana comprometida con México.

Comentar