A marcha forzada

Es difícil hablar de lo bueno, cuando lo malo cuenta más. Es aún más difícil pedir unidad ante el vacío e incumplimiento de compromisos que únicamente se hicieron con un fin mediático