Con los pies en la tierra

La ventaja de hacer política en las calles permite tener un diálogo permanente con la gente para acercarse a sus problemas y ponerse en sus zapatos.