Tener una alimentación sana contrarresta efectos del estrés

Una alimentación inadecuada puede propiciar irritabilidad, cansancio excesivo, falta de reflejos o de interés por las cosas, lo que a su vez genera estrés