Consentir a los hijos, ¿cuánto es demasiado?

Aunque el término “consentir” puede entenderse como dar cariño o proteger, la realidad es que puede traer consecuencias adversas para los hijos