¿A quién le conviene que la gente tenga miedo?

El asunto es bastante riesgoso, porque una población temerosa puede renunciar a garantías, derechos, libertades, a cambio de una supuesta seguridad