Salario súper mínimo

En las últimas tres décadas el país ha atestiguado cómo el salario mínimo ha ido perdiendo capacidad de consumo en detrimento del nivel de vida y bienestar de las trabajadoras y trabajadores