jessica astorga feminicidio francia

La mexicana de 26 años, Jessica Astorga fue asesinada en Lyon, Francia y su esposo, un francés es acusado de hacer pasar el acto de feminicidio por suicidio.

La joven mexicana se mudó a Lyon enamorada y con toda una vida por delante, sin embargo, fue asesinada por su esposo Pierre, un francés que conoció en México gracias a un semestre de intercambio.

Fue el 12 de agosto que la hermana de Jessica, Aline, recibió un mensaje de su cuñado Pierre vía Whatsapp, en el que le decía que su hermana se había suicidado lanzándose desde el balcón de su departamento. Sin embargo, la mexicana no se suicidó: fue estrangulada por el marido.

Cuando los familiares de Jessica llegaron a Lyon, desconocían la realidad de los hechos, no tuvieron ningún tipo de contacto con Pierre y consideraban que la muerte de Jessica era sumamente extraña pues no la consideraban una persona depresiva.

Sin embargo, el viernes 17 de agosto, los familiares de Jessica recibieron la noticia de que el examen forense contaba una historia totalmente distinta a la que su esposo había sostenido: Jessica había sido estrangulada y más tarde, su cuerpo fue arrojado a la calle por el balcón, desde un tercer piso en la calle Dumont, en un barrio bohemio de Lyon.

Actualmente, Pierre Labastida Garnier está detenido y la familia de Jessica está luchando para que se consideren sus fabricaciones y mentiras en el juicio.

Mientras tanto, los medios de comunicación en Francia ya rectificaron que lo acontecido fue un “homicidio y no suicidio”.

Una mexicana fue asesinada en Francia por su marido... y él dijo que fue suicidio

 

Curiosamente en Francia no existe la figura legal del feminicidio, aunque sí exista como una categoría política ya que el sexismo o la cercanía afectiva con la víctima son agravantes en el delito. Cabe mencionar que, a decir de estadísticas internacionales, cada tres días una mujer francesa es asesinada por su pareja o ex pareja.

De acuerdo a lo acontecido, en Francia este caso no puede llamarse feminicidio ya que la legislación francesa no lo contempla como una figura jurídica, como se hace en México, bajo la cual este caso tendría que cumplir un protocolo previo para ser declarado feminicidio. Sin embargo, el feminicidio no debe reducirse a una legislación y por ello un caso como el de Jessica Astorga debe ser enunciado como feminicidio pues se pone de relieve las connotaciones de género detrás de los hechos.

En ese tenor, la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana expresó en 2013:

“El feminicidio es un indicador crítico de la realidad de la violencia contra las mujeres en los diferentes países, y su extrema gravedad exige respuestas políticas e instrumentos adecuados y coordinados en los diferentes países, incluyendo en particular el trabajo de los poderes legislativos.”

 

Deja un comentario